Las tecnologías disruptivas llevan a grandes ganancias en la bolsa, aunque el timing y el acierto respecto a qué tecnología predominará el día de mañana lo es todo. Sobran ejemplos en los que los productos fueron creados mucho tiempo antes de poder llevarse a una escala masiva, como son los autos eléctricos, que habían fracasado en los 80´s pero que ahora se han vuelto de moda de la mano de Tesla (TSLA) y de autos eléctricos o híbridos de casi todas las marcas ya establecidas.

Analicemos un mundo pequeño pero que promete ser gigante, reservado para inversionistas muy agresivos: el del nanómetro, es decir la unidad de longitud que equivale a una mil millonésima parte de un metro, es decir una billonésima parte de centímetro. Un nano representa una mil millonésima parte y hasta hace poco se utilizó exclusivamente para medir la longitud de onda de la radiación ultravioleta, la radiación infrarroja y la luz.

Pero esta unidad ha cobrado notoriedad en el estudio de la nanotecnología, área que estudia materiales que poseen dimensiones de unos pocos nanómetros. La Nanotecnología es la capacidad de crear y mejorar elementos o productos a partir de la manipulación de diversos materiales a una escala de hasta 100 nanómetros (nm). En síntesis, un nanómetro es una milésima de una millonésima de metro, es decir, una milmillonésima de metro y marca el límite de reducción al que podemos llegar: un glóbulo rojo en la sangre es de alrededor de 5,000 nanómetros.

La nanotecnología se enfoca en la mejora de los materiales con aplicaciones concretas para tratamientos médicos y mejoras para los procesos de las industrias pesadas como la siderurgia y metalurgia. La aplicación industrial de estos desarrollos está revolucionando al mercado: existen tratamientos para pinturas especiales para recubrir los cascos de los barcos para evitar el almacenamiento de hongos, el desarrollo de telas y trajes especiales de trabajo resistentes al agua y a las temperaturas.

El caso del grafeno es una aplicación muy prometedora, ya que se trata de una lámina de carbono de un átomo de espesor tan resistente como el diamante, tan conductor como el cobre y flexible como la goma, lo que generó patentes tales como papel inteligente para imprimir varias veces o modelos de teléfonos celulares hechos de un material flexible. Creo que algunos de los avances con mejores perspectivas futuras están en la medicina, el rubro que acapara al 20% de la inversión en investigación de nanotecnología en los Estados Unidos se están desarrollando nanotubos de platino cien veces más finos que un pelo humano que pueden ser introducidos por las venas para viajar por el torrente sanguíneo y medir la actividad cerebral con una precisión exponencialmente superior a la actual.

Según algunas estimaciones privadas, la nanotecnología producirá un nuevo y renovado impulso en el desarrollo tecnológico: sólo en China, existen 800 empresas probando suerte en un mercado de unos 30,000 millones de dólares de facturación en el 2012 y que promete representar una facturación de hasta 144,900 millones de dólares en el 2015.

En los Estados Unidos, recién a partir de 2004 comenzaron a circular los flujos de inversión hacia proyectos orientados a la investigación en innovación productiva con nanotecnología. Un año después, 22 agencias gubernamentales ya habían destinado 1,000 millones de dólares anuales en iniciativas para atraer a grandes empresas a través de la creación del ente Nacional Nanotechnology Iniciative. Los capitales que invierten en nanotecnología son aproximadamente la mitad estadounidenses, 36% asiáticos, y 17% europeos, entre otros (fuente: Reporte de la consultora especializada en innovación científica Lux Research).

Los primeros pasos en la nanotecnología fueron dados por IBM e Intel, que en septiembre de 2011 anunciaron una inversión a cinco años de 4,400 millones de dólares en un centro nanotecnológico de investigación, secundada por Samsung, Global Foundries y Taiwan Semiconductor Manufacturing Corporation. Intel e IBM trabajan con el objetivo de crear nuevas generaciones de chips manipulando materiales a una escala entre 14 y 22 nm y de planchas de silicio (wafers) sobre las cuales se construyen microcircuitos electrónicos que permitan duplicar la capacidad de fabricación de chips.

Entre las empresas relacionadas con la nanotecnología, también podemos encontrar a algunas firmas con desarrollos muy importantes que no representan gran parte de su facturación por el tamaño de las empresas como Dupont (DD), General Electric (GE) que cuenta con una de las organizaciones de investigación industrial más diversificadas del mundo -GE Global Research- con innovaciones en áreas como medicina molecular, energías alternativas, nanotecnología, propulsión avanzada y tecnologías de seguridad, o incluso 3M (MMM) que fabrica productos industriales en diferentes áreas (artículos de oficinas, comunicaciones, etc) y que se encuentra enfocada en investigaciones para mejorar el rendimiento de sus productos con aplicaciones de nanotecnología. Hewlett-Packard (HP), NEC y L´Oreal también están invirtiendo en nanotecnología.

Entre las empresas listadas más enfocadas y cuyos desarrollos en nanotecnología son más específicos y relevantes para las mismas empresas se encuentra Carbon Nanotechnologies, que ya está produciendo nanotubos de carbón para desarrollar medicamentos y otros productos médicos.

La tercera productora de combustible más grande de Corea del Sur (SK) creó un material para baterías de ion-litio que mejora el almacenaje de energía en automóviles híbridos.

Accelrys Inc (ACCL): Es una de las empresas líderes en producción de software para graficar estructuras moleculares en nanoescala. Es proveedora de los centros de investigación en la materia.

Albany Molecular (AMRI): Dedicada a asistir en la investigación y desarrollo de Nanomedicina orientada a la fabricación de medicamentos.

Altair (ALTI): Produce nanopartículas de dióxido de titanio que se utilizan en células fotovoltaicas, baterías, productos sanitizantes y pinturas, entre otras aplicaciones.

CVD Equipment Corporation (CVV): Desarrolla y fabrica componentes electrónicos y recubrimientos nanotecnológicos para aplicaciones de investigación y producción industrial.

FEI Company (FEIC): Fabricante de microscopios utilizados para la fabricación de prototipos en nanoescala. Está logrando una interesante expansión en mercados emergentes comprando a empresas competidoras. Es proveedora de empresas electrónicas, médicas y de fabricantes de insumos.

Flamel Tecnologies (FLML) está en el negocio de la medicina de la insulina y de los nanocarriers para transportar proteínas. Provocan que el medicamento tenga una eficiencia más duradera.

Gap (GPS) produce ropa, camisas, pantalones y trajes de baño resistentes al agua y estiramientos.

PyMES de Nanotecnología o startups

Harris & Harris Group (TINY): Financiera de proyectos de inversión de alto riesgo en microsistemas y

nanotecnología de las áreas salud, manufacturas y energía.

Nanodisc se dedica a la industria farmacéutica y de vacunas.

Nanogen produce cosméticos para el crecimiento de pelo y transplante de pelo.

NanoHorizons se dedica a la electrónica y la energía solar.

Nanospectra Biosciences está en el negocio de la medicina, específicamente de terapias anticancerígenas.

Nantero Computación (RAM): desarrolla memorias y semiconductores.

SanDisk (SNDK): Es uno de los mayores proveedores mundiales de dispositivos para almacenamiento de datos. Está realizando investigaciones en la utilización nanotecnológica de grafeno.

Solazyme (SZYM): Utiliza nanotecnología para manipular plantaciones de caña de azúcar y algas para obtener aceite y otros derivados industriales. Trabaja en alianza con Unilever y Dow.

Veeco Instruments (VECO) se dedica a los Instrumentos y aparatos microscópicos atómicos mucho más precisos que permiten mapear las propiedades mecánicas de muchos materiales a nanoescala.

A pesar de que la nanotecnología promete beneficios de todo tipo (desde aplicaciones médicas nuevas o más eficientes a soluciones de problemas ambientales) el concepto de nanotecnología aún no es muy conocido en la sociedad. Toshiba inventó un reproductor de MP3 cuya fuente de energía eran nanocélulas de combustible y sin baterías que hoy se usa para incursionar en el terreno de computadoras portátiles y teléfonos celulares. Los alcances son enormes a mi entender: imaginémonos por un instante un mundo sin baterías en los teléfonos celulares.

fondos@eleconomista.com.mx