Los traders que operan con divisas en la City de Londres volverán esta noche a hacer guardia para responder a los movimientos significativos que puede sufrir la libra en los mercados asiáticos, en función del resultado de las elecciones parlamentarias que hoy se celebran en Reino Unido.

Paul Meggyesi, analista de JPMorgan, indica que los mercados de futuros apuntan a variaciones en la moneda británica similares en magnitud a las que se vivieron tras la sorprendente (por amplia) victoria de David Cameron en los comicios de 2015. Entonces, la divisa británica subió un 2% en las horas posteriores al cierre de las urnas, y un 4% en los cinco días siguientes.

Esta fluctuación sería inferior en cualquier caso a la de la noche del referéndum europeo en junio de 2016, cuando la libra llegó a perder un 10% al conocerse la victoria del Brexit (salida de la UE). Solo un triunfo con mayoría clara del Partido Laborista, algo que parece imposible según las encuestas, podría crear una volatilidad tan alta. Por el momento, los sondeos dan una ventaja de siete puntos a la primera ministra Theresa May, que le podría bastar para alcanzar una ajustada mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes.

Si se descarta la opción de un gran triunfo del líder laborista Jeremy Corbyn, los expertos en divisas ven tres posibles escenarios. El primero es una amplia victoria de Theresa May, superior a la que predicen las encuestas, que le permita extender la actual mayoría parlamentaria de su Partido Conservador. Según Sebastien Cross, de Bank of America Merrill Lynch, esto podría generar una reacción positiva para la libra, con una subida de alrededor del 3%, "recuperando lo perdido en las últimas semanas por la incertidumbre en las encuestas". Según JPMorgan, el incremento de la esterlina en este escenario sería más moderado, de alrededor del 2 por ciento.

En el caso de que May sea la más votada pero tenga que gobernar con una minoría inestable, JPMorgan anticipa una corrección de la libra de entre el 1% y el 1.5%. John Wraith, jefe de Estrategia y Economía de UBS Wealth Management, asegura que "el peor escenario es que May gane por poco. Esto crearía una gran incertidumbre y llevaría a Reino Unido a otras elecciones en pocos meses", indica. Para muchos analistas, una victoria de May con una ventaja inferior a 50 escaños sería un fracaso para la primera ministra, que vería su liderazgo muy mermado dentro de su propio partido.

Si la igualdad es tan alta en la Cámara de los Comunes que los laboristas pueden gobernar coaligados a nacionalistas escoceses y/o liberal-demócratas, ese banco predice una bajada de la moneda británica de hasta el 2.5 por ciento. Según Merrill, la caída podría ser más aguda, del 5 por ciento.

Dean Turner, Economista jefe para Europa de UBS Wealth Management considera que un gobierno laborista llevaría a la libra por debajo de 1.20 dólares.

Este escenario de una alianza de izquierdas inquieta a los inversionistas ya que Corbyn podría desplegar su política de mayor gasto público, subidas de impuestos y nacionalizaciones, además de abrir la puerta a un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia.

Ante esta perspectiva, los bancos de inversión opinan que la Bolsa de Londres abriría mañana con fuertes caídas, especialmente en los valores dependientes de la economía doméstica. En la lista de empresas más perjudicadas en este escenario, elaborada por Merrill Lynch, figuran Royal Mail, Marks & Spencer, Tesco, BT, Dixons Carphone, United Utilities, ITV, Taylor Wimpey y National Grid. En otra relación similar de JPMorgan, se incluye también a IAG (hólding de British Airways e Iberia), EasyJet, RBS, Lloyds y Centrica. Grupos españoles con negocios en Reino Unido como Iberdrola y Santander también podrían padecer las turbulencias en la Bolsa de Madrid.

Sin embargo, algunos analistas creen que un Gobierno con Corbyn al frente a medio plazo no sería tan negativo para el mercado, ya que el líder laborista apuesta por un Brexit más amistoso que May. "Aunque a muchos inversionistas no les guste ciertos aspectos de la agenda política laborista, podrían vivir con ello como precio para un Brexit menos traumático", indica Meggyesi.

Según Kit Juckes, de Société Générale, un desplome de la libra en caso de coalición de laboristas y escoceses podría ser una oportunidad de compra, ya que "ésta es la única posibilidad de que el Gobierno británico intente negociar el mantenimiento del acceso al mercado único tras el Brexit (aunque esto podría exigir un segundo referéndum)".

[email protected]