Un verdadero terremoto es el que se vivió en el mercado peruano al ver el estrecho margen de diferencia de votos que hay entre los dos candidatos extremos que se le pelean por llegar a la presidencia de Perú.

Mientras que las constantes actualizaciones de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) fue dando cuenta como Keiko Fujimori fue cediendo el primer lugar a Pedro Castillo, el sol peruano y las acciones la bolsa de Lima fueron sufriendo abruptas caídas.

El tipo de cambio culminó en 3.93 soles peruanos por dólar, siendo el mayor valor de la historia para la divisa local. En las últimas semanas, en la medida que las encuestas daban como triunfador a Castillo, los inversionistas comenzaron a refugiarse en dólares.

Por su parte, la Bolsa de Lima también sufrió con el conteo, por lo que el principal indicador local, el S&P/BVL Perú cerró con una baja de 7.75 por ciento. Las acciones ligadas a la minería fueron las que más cayeron ante los miedos de que Castillo cumpla su promesa de nacionalizar los recursos naturales.

Panoro Minerals perdió 20%, Volcan 16%, Unión Andina Cementos 15.5% y Aceros Arequipa 15.5 por ciento. "Independientemente de quién gane, habrá movimientos descomunales en los activos peruanos y los inversionistas no quieren quedar atrapados en el lado equivocado", dijo a Bloomberg, Brendan McKenna, estratega cambiario de Wells Fargo en Nueva York.

La nación andina ha pasado por tres presidentes desde fines de 2020, tiene el número de muertos por Covid-19 per cápita más alto del mundo y experimentó su peor crisis económica en tres décadas.

Castillo, de 51 años e hijo de campesinos, prometió volver a redactar la constitución para fortalecer el papel del Estado, tomar una mayor parte de las ganancias de las empresas mineras y nacionalizar industrias clave.

En tanto Fujimori, una mujer de 46 años que intenta acceder a la presidencia dos veces antes, se ha comprometido a seguir el modelo de libre mercado y mantener la estabilidad económica en el segundo mayor productor de cobre del mundo.

"Gane quien gane, Perú probablemente no va a tener unos próximo cinco años grandiosos", dijo Federico Kaune, gerente senior de cartera global de mercados emergentes de UBS Asset Management, antes de los comicios, refiriéndose al hecho de que el país permanecerá profundamente dividido en términos políticos.

"Perú es un país con grado de inversión, por lo que si algo sale mal, podría darnos una sorpresa bastante desagradable", y agregó que algunas de las opiniones de Castillo sobre la participación del Estado en la economía eran similares en algunos aspectos a las de Venezuela o Bolivia.

Gustavo Medeiros, subdirector de investigación de la administradora de fondos enfocada en mercados emergentes Ashmore Group, dijo: "Keiko sería la candidata donde tendrías más visibilidad en términos de sus políticas". "Ha prometido un montón de transferencias fiscales y un montón de políticas más heterodoxas de lo que cabría esperar de un candidato de centro-derecha", añadió. (Con información de Reuters)