El 2013 quedará marcado como un periodo en el cual se generaron cambios que resultarán trascendentales en el curso de la economía nacional y, con ello, en el terreno financiero. En particular destaca la aprobación de las reformas financiera, fiscal y energética.

Da click para ver el especial: Mercado local: Rentabilidad, el reto de ser astutos

Bajo este panorama se deberá estar al pendiente de las reglas secundarias y definiciones que se den una vez aprobadas estas reformas denominadas estructurales. En el caso de la energética, por ejemplo, será factor para incrementar la expectativa de crecimiento de la economía cercana al 4.0 por ciento.

No serán el consumo privado ni el consumo externo los motores de crecimiento, sino el mayor gasto público. El consumo privado será afectado por la reforma fiscal que nos decepcionó; seguramente influenciada más por aspectos políticos que económicos , refiere Carlos Rivera, director de Inversiones de Sura México.

Es así como el centro de la atención no deben ser sólo las reformas. Aunado al ritmo del gasto público que comenta Carlos Rivera, también será importante analizar los efectos que tenga para México el comportamiento de la economía global, y en particular de Estados Unidos, muy ligada con el país.

La secretaria general adjunta de la Organización de las Naciones Unidas para Desarrollo Económico, Shamshad Akhtar, identificó que este año el consumo privado propició la expansión económica de muchos países de Sudamérica. En tanto, México, en conjunto con Centroamérica, podría acelerar el mismo gracias a la exportación de productos, a una demanda interna estable y a reformas estructurales del sistema.

Los puntos determinantes del pronóstico son: el crecimiento moderado de la economía estadounidense, en conjunto con factores internos como la regularización de pagos a proveedores del gobierno, así como el gasto contracíclico y la reforma fiscal , refirió Alejandro Aguilar, director general de la Operadora de Fondos de Banorte Ixe.

No obstante, aunado a estos elementos se debe prestar atención a otros elementos decisivos que incidirán, hasta cierto punto, el curso de las inversiones locales.

fondos@eleconomista.com.mx