Los futuros del crudo subieron levemente el miércoles debido a que la posibilidad de que las crecientes tensiones en Oriente Medio afecten a los inventarios globales contrarrestó un inesperado aumento de las existencias de petróleo en Estados Unidos.

Los futuros del referencial internacional Brent subieron 53 centavos, o 0.74%, a 71.77 dólares el barril, mientras que los del West Texas Intermediate de Estados Unidos (WTI) ganaron 24 centavos, o 0.39%, a 62.02 dólares el barril.

Los inventarios de crudo de Estados Unidos subieron en 5.4 millones de barriles en la semana al 10 de mayo, a su mayor nivel desde septiembre del 2017, mientras que los de gasolina cayeron más que lo previsto, según datos de la gubernamental Administración de Información de Energía. Analistas esperaban un descenso de 800,000 barriles.

El incremento, sin embargo, fue menor que los 8.6 millones de barriles estimados el martes por el grupo de la industria Instituto Americano del Petróleo, lo que ayudó a fortalecer la confianza en el crudo. La disminución de los inventarios de gasolina también impulsó a los futuros del petróleo, dijeron analistas.

“Aunque los inventarios de petróleo crecieron más que lo esperado por el mercado debido a un aumento de las importaciones, los precios siguieron respaldados por las dinámicas geopolíticas en Oriente Medio”, manifestó Andrew Lipow, presidente de Lipow Oil Associates en Houston.

Por su parte, la mezcla mexicana ganó 0.76 centavos, o 1.21%, a 63.35 dólares por barril. Mientras que la gasolina estadounidense reflejó un aumento de 1.82%, a 2.0127 dólares por galón.

Los precios del crudo obtuvieron apoyo después de que Arabia Saudita informó el martes que drones armados atacaron dos de sus estaciones de bombeo petrolero, dos días después del sabotaje que sufrieron dos de sus tanqueros frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos.

Escala tensión

Los ataques ocurrieron en un momento en que está escalando la tensión entre Estados Unidos e Irán tras la decisión de Washington de intentar reducir a cero las exportaciones de crudo iraní, al tiempo que aumentó su presencia militar en el Golfo Pérsico en respuesta a lo que calificó como amenazas de Teherán.

Por su parte, la Organización de Países Exportadores de Petróleo indicó el martes que la demanda mundial por su crudo sería mayor a la esperada en el 2019 frente a una desaceleración en la oferta de exportadores rivales, y señaló a un mercado más restringido si el bloque se abstiene de aumentar su bombeo.

Estados Unidos suplirá menor producción de la OPEP

El mundo necesitará muy poco crudo extra de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) este año, ya que el auge de la producción de esquisto en Estados Unidos contrarrestará el declive del suministro de Irán y Venezuela, informó el miércoles la Agencia Internacional de Energía (AIE).

La AIE, que coordina las políticas energéticas de las naciones industriales, indicó que la decisión de Washington de poner fin a las exenciones a las sanciones, que permitieron que algunos importadores siguieran comprando crudo iraní, se sumaron al “confuso panorama de suministro”.

“No obstante, bajo el punto de vista de la AIE, ha habido señales claras y muy bienvenidas de otros productores de que actuarán para sustituir los barriles de Irán, aunque sea una respuesta gradual a las solicitudes de los consumidores”, manifestó en su reporte mensual el organismo, con sede en París.

“Ciertamente hay posibilidades de que otros productores aumenten su producción”, señaló, agregando que estimó que los miembros de la OPEP produjeron en abril 440,000 barriles por día (bpd) menos que la cifra acordada en un pacto de reducción de suministros.

La AIE señaló, asimismo, que calcula que el crecimiento global de la demanda de crudo será de 1.3 millones de bpd en el 2019, o 90,000 bpd menos de lo anteriormente previsto. Según afirmó, el crecimiento de la demanda en el 2018 había sido estimado en 1.2 millones de bpd. Además, agregó, la demanda petrolera mundial promediará los 100.4 millones de bpd en el 2019.