Los contratos de futuros del maíz y de trigo en la Bolsa de Chicago, han aumentado alrededor de 30% desde sus mínimos del año alcanzados en mayo, beneficiados por un mal clima en Estados Unidos.

“Los granos, en especial el maíz y el trigo, han estado ganando muchísimo porque en Estados Unidos las condiciones climáticas son muy desfavorables para la siembra de los granos. El maíz ganó 17.77% sólo durante mayo, y el clima está mal. Ha habido muchas inundaciones, incluso tornados; las personas no han podido sembrar”, explicó Ana Azuara, analista de Commodities de Banco Base.

El contrato a julio del 2019 para el maíz tocó su mínimo del año el 10 de mayo, a 3.425 dólares por bushel (un saco de 25 kg), para llegar a 4.530 dólares el 14 de junio, un alza de 32.26%, según datos de Reuters.

Este es su mayor nivel en casi dos años, pues el 5 de julio del 2017 se cotizó en 5.392 dólares por bushel.

El aumento en la escalada comercial había llevado a los futuros de contratos forrajeros a sus mínimos del año durante mayo, ante el temor a una menor demanda en China, haciendo que cotizaran por debajo de sus precios al cierre del 2018.

Blindaje

Hace unos días la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) divulgó que, debido a las condiciones excesivamente húmedas, que han provocado demoras en la siembra de cultivos en Estados Unidos, se estima que este país produzca alrededor de 330 millones de toneladas de maíz, 45 millones de toneladas menos de lo estimado por la institución en mayo, y casi 10% menos que lo producido en el 2018.

Es así como las malas condiciones meteorológicas han servido de blindaje para los granos ante las tensiones geopolíticas entre las dos mayores economías del mundo.

“Los granos han subido mucho, pero tiene que ver con fundamentales propios de ellos, más que con la guerra comercial”, aseguró la estratega de Banco Base.

También el 10 de mayo de este año el trigo tocó su mínimo del 2019, en 4.19 dólares por bushel, mismo que se ha elevado hasta 5.385 dólares a su cierre del viernes, equivalente a un retorno de 28.52% en poco más de un mes.

“El trigo ha subido también por la expectativa de que estas mismas condiciones climatológicas dañen el trigo de invierno, y que la cosecha se pueda retrasar”, explicó Azuara.

Gruma y Bimbo, con coberturas

La productora líder a nivel global de harina de maíz y tortilla no es amenazada por el incremento en su principal materia prima, ya que tiene contratadas coberturas financieras que le ayudarán a sortear la volatilidad.

Tiene “una favorable cobertura de su principal insumo, el maíz (40% de sus costos), hacia el 2018 y el 2019, en el cual adicionalmente goza de flexibilidad en la transferencia de precio en caso de un aumento a futuro al ser considerado un producto básico”, escribió al respecto Jimena Colín en una nota de análisis, lo que dijo que es también un aspecto de valor agregado para la emisora.

En su última conferencia con analistas durante abril, Raúl Cavazos Morales, director de Finanzas de la compañía, comentó que habían contratado coberturas para el 2020, aprovechando los menores precios del producto.

“En cuanto al maíz, ya cubrimos básicamente 10 por ciento. En términos de trigo, ya cubrimos alrededor de 50% de lo que se requiere para el 2020, a 4.95 dólares por bushel, 0.15 dólares más bajo que el precio del maíz que tenemos durante el 2019”, dijo.

En situación similar se encuentra la panificadora que dirige Daniel Servitje, Grupo Bimbo.

“Tenemos 100% de coberturas para commodities en el 2019”, refirió en mayo a analistas Diego Gaxiola Cuevas, director de Finanzas de la firma mexicana. El trigo es el principal insumo de la compañía, pues constituye cerca de 25% de sus costos totales.

Pero, de acuerdo con Monex, un escenario de incrementos abruptos en los precios de la materia prima sí puede generar retos a nivel operativo en la empresa.

[email protected]