La figura de la SAPIB (Sociedad Anónima Promotora de Inversión Bursátil) es el medio que permitirá a empresas de tamaño mediano levantar recursos a través del mercado de valores, exactamente igual que hoy lo hacen empresas como Cemex, América Móvil o Chedraui, comenta el director de nuevos proyectos de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Manuel Allende, al ser entrevistado por El Economista.

Destaca que la palabra Bursátil, la B al final de SAPIB, implica que la empresa tiene todos los derechos de un listado y de colocación en la Bolsa, con la bondad de que al cabo de un periodo de tres años la empresa podrá convertirse en Sociedad Anónima Bursátil (SAB), que es la figura de todas las empresas que hoy se tienen en Bolsa , añadió.

A mediados de esta semana Corporativo Tres Marías se convertirá en la primera de cuatro medianas empresas que se esperan se listen en la BMV aprovechando la figura de la SAPIB.

Las próximas colocaciones bajo esta figura serán las de Proteak y Arrachera, esta última originalmente había hecho una solicitud de Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) y lo está modificando para entrar con el esquema de SAPIB.

Menores requisitos de información

La SAPIB ofrece los mismos derechos que la SAB, pero a cambio de tener menos requisitos de información y de Gobierno Corporativo.

La única diferencia radica en que los valores de una SAPIB sólo

pueden ser adquiridos por inversionistas institucionales y ca-lificados.

Y esto es bien importante, asegura Allende, pues como los inversionistas que van a comprar este tipo de valores son los que conocen, los que saben tomar más riesgo, los que saben hacer análisis, es posible que la revelación de información sea un poco menor .

En cambio, del lado de la SAB como esas acciones las puede comprar cualquiera, porque los inversionistas no son profesionales, digamos que no se dedican a eso, necesitas un régimen que te proteja totalmente y que te dé la mayor información posible.

El número de inversionistas que requiere una SAB es de 200, las SAPIB requiere de 20 inversionistas.

Al referirse a los posibles riesgos que encierran las SAPIB, Allende destaca que dado que las empresas que recurren a la figura de SAPIB para acceder a Bolsa son de un tamaño menor y están dirigidas a un sector de inversionistas más especializado, es probable que la liquidez no sea tan amplia.

pero el remedio que propone la BMV es el empleo de formador de mercados que ya se tiene y que muchas empresas han ido incorporando, y eso te va a resolver en buena medida el problema de la liquidez , asegura.

[email protected]