Por cuarta jornada consecutiva, la moneda oficial de Egipto, la libra egipcia, se debilitó en su cotización frente al dólar, al cambiarse en 7.34 libras por unidad, su nivel más bajo desde que se estableció su subasta oficial a finales de 2012.

El Banco Nacional de Egipto (BNE) fijó este miércoles la cotización oficial de la libra frente al dólar estadunidense en 7.34, 0.69% más respecto a los 7.29 dólares por unidad de la jornada pasada, aunque en el mercado negro alcanzó hasta 7.88.

El tipo de cambio de la divisa egipcia se había mantenido estable durante los seis meses, sin embargo la institución financiera decidió iniciar una discreta devaluación de la divisa nacional, tras varios intentos infructuosos por apuntalarla.

En los últimos meses, el Banco Central egipcio ha invertido unos 20,000 millones de dólares de sus reservas internacionales para mantener una estabilidad en la moneda nacional y ubicarla en torno a los 7.15 libras por cada divisa estadunidense.

El banco ofreció este miércoles 40 millones de dólares y vendió 38.4 millones a 7.29 libras por dólar, el nivel más bajo que ha alcanzado la libra egipcia desde que en diciembre de 2012 se regularon las subastas en el país.

La devaluación de la libra egipcia comenzó el domingo pasado, con el anunció del BNE de que el valor del dólar estadunidense era de 7.19, lo que llevó a que el lunes la divisa experimentara un nuevo descenso y se ubicara en 7.32, según reporte del Daily News Egypt.

Algunos analistas internacionales consideran que la de devaluación de la moneda egipcia, conocida comúnmente por los egipcios como guinea, es para tranquilizar a los inversores extranjeros que quieran invertir en dólares.

Sin embargo, muchos otros estiman que es por el alza de los precios en los bienes de consumo, como medicinas, el petróleo, que sigue al alza en los mercados internacionales, y algunos productos alimenticios.

La depreciación de este martes de la moneda redujo la brecha entre las tasas oficiales y no oficiales por aproximadamente cuatro piastras, pero el abismo sigue siendo significativo.

Las expectativas de que el Banco Central devaluaría la divisa crecieron desde el jueves de la semana pasada, cuando anunció de manera sorpresiva un recorte de 50 puntos base en las tasas de interés de referencia, justificándolo a la caída de los precios mundiales del crudo.

frm