Los inversionistas toman posiciones en empresas como Lockheed Martin, Boeing, Raytheon y General Dynamics, tras el ataque de Estados Unidos en Siria. El primer ataque militar ordenado por Donald Trump en Oriente Medio refuerza la apuesta de los inversionistas por las mayores empresas contratistas estadounidenses de Defensa.

Esta apuesta ya viene de lejos. Prueba de ello es el rally que acumula el sector en Wall Street. Al cierre del viernes, las subidas en lo que va del 2017 en General Dynamics superaron el 8.9%, Boeing se revalorizó 14.88% en el mismo periodo y Lockheed Martin rozó más de 8% de ganancia.

El balance global de estas subidas es una revalorización de 5.90% en el índice sectorial S&P Aerospace & Defense Select Industry Index durante este año.

Antes incluso de su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump destacó la necesidad de reforzar la inversión en Defensa. Una vez asumido el mando, el resultado ha sido un sustancial incremento del gasto en esta área. Defensa se llevará más de 600,000 millones de dólares de presupuesto, 10% más.

Las noticias del ataque de EU en Siria aumentan la incertidumbre sobre el papel que adoptará el nuevo gobierno de Trump en los conflictos latentes a escala global, y otorgan un nuevo empujón a las empresas del sector cotizadas en el Wall Street.

Entre los valores que se anotan avances más significativos destaca Raytheon, especializada en misiles y radares.

Las acciones de Lockheed Martin, la mayor empresa contratista de Defensa en EU, también apuntan al alza en la Bolsa de Nueva York. La compañía, con una capitalización de 77,400 millones de dólares, está especializada en aviones de combate, como los F-16, y helicópteros de uso militar, como los Black Hawk.

Boeing se suma a los repuntes en Wall Street. La compañía, además de fabricar aviones comerciales, es la segunda mayor empresa contratista de EU. En su cartera incluye los bombarderos B-52 y los helicópteros Apache y Chinook.

La capitalización de General Dynamics amplía los 56,000 millones de dólares que alcanzó al cierre. Su cartera de productos incluye tanques de combate y sistemas de vigilancia.

Otras empresas especializadas en el área de Defensa como L3 Technologies y United Technologies también intentan sumarse a los avances generalizadas en el sector.

Se frotan las manos

Las acciones del fabricante de los misiles Tomahawk, Raytheon, subieron el viernes en Nueva York después del ataque lanzado el jueves por Estados Unidos contra una base aérea en Siria. Ganaron 1.72% en Wall Street. El Tomahawk es una de las armas más avanzadas del arsenal de Estados Unidos, un misil de 5.53 metros de largo y 53 centímetros de diámetro, que vuela a 919 kilómetros por hora y que en su versión convencional puede alcanzar un objetivo a 576 kilómetros.

El precio de cada uno se sitúa entre 1 y 1.4 millones de dólares, según publicaron diferentes medios locales, que calcularon en hasta 70 millones de dólares el importe para sustituir los misiles lanzados este jueves contra la base siria.

Junto a la compañía Raytheon, también subieron en Wall Street las acciones de otras empresas del sector de defensa como la multinacional Boeing (0.82%) y Lockheed Martin (1.16%).

Le debe todo al gobierno

Lockheed Martin le debe 71% de sus ventas netas a los contratos con el gobierno estadounidense, por lo cual resiente un fuerte impacto cada vez que hay un evento geopolítico como el de la semana pasada en Siria.

La compañía se encuentra involucrada en un programa de largo plazo con el gobierno de EU para la producción del avión F-35, que representa a la quinta generación de aviones de combate que las fuerzas militares de EU utilizarán en las próximas décadas.

En el 2016, 71% de los ingresos de la compañía provino del gobirno de EU, 59% específicamente del Departamento de la Defensa. De ahí que la intervención de Estados Unidos en conflictos geopolíticos y bélicos sea de suma importancia para el futuro de la compañía.

Incluso Lockheed Martin es una de las empresas que se verán mayormente beneficiadas con al aumento al presupuesto de la defensa propuesto por Trump. (Agencias y Expansión/España)

[email protected]