Dos de los gigantes del sector financiero a escala mundial, JPMorgan y Wells Fargo, presentaron sus resultados para el cuarto trimestre de 2013, con buenos datos en términos generales.Wells Fargo ha cerrado el año en lo más alto, con resultados récord, con un fuerte incremento en casi todas sus líneas de su negocio en el cuarto trimestre. El único punto débil de la compañía son las aperturas de hipotecas que se redujeron considerablemente tras una curva de rentabilidad ascendente a raíz retiro paulatino de las medidas de relajación cuantitativa de la Reserva Federal (Fed). En cambio, los resultados de JPMorgan han sido más variados. En comparación con Wells Fargo, observamos un mayor lastre en los ingresos. Además, las costas judiciales se han traducido en un desplome anual del 16% de los ingresos netos respecto al año 2012.

Wells Fargo es superior

Parece que todo marcha sobre rieles en California, donde su conglomerado tecnológico por excelencia opera como una cinta transportadora y saca constantemente a la luz las nuevas y fantásticas compañías. Sin embargo, el éxito empresarial en el llamado Estado Dorado no es solo un fenómeno tecnológico. San Francisco es cuna también de otra de las joyas de la corona.

Wells Fargo, que entre los grandes bancos comerciales, es el que mejor gestionado ha estado durante la última década, gracias a unas rentabilidades estables y una alta eficacia año tras año que fueron arrojando cifras récord y un 2013 que no ha sido diferente.

En todos y cada uno de los parámetros, Wells Fargo ofrece un mejor rendimiento relativo. Los resultados publicados hoy para el cuarto trimestre destacan su fortaleza. Todos los segmentos de actividad muestran una mejora. Teniendo en cuenta que la economía estadounidense debe progresar en 2014, Wells Fargo se presenta como una buena apuesta. El Modelo Quant de Saxo Bank, que expone perspectivas cada semana sobre las principales acciones estadounidenses, acaba de modificar su visión para Wells Fargo que ha pasado de neutral a positiva. Dado que la compañía sitúa su rentabilidad financiera para los próximos 12 meses en el 14.2%, la relación precio/valor contable de 1.6 parece razonable. Considerando que cuenta con un mayor potencial de crecimiento que su rival y que el impulso es cada vez más fuerte, el banco californiano hace gala de una perspectiva muy positiva.

¿Vale la pena la complejidad?

La lección con la que debemos quedarnos repsecto a JP Morgan es que la complejidad augura la catástrofe. La Ballena de Londres ha puesto en tela de juicio la reputación del banco, lo que ha costado varios miles de millones de dólares, situación a la que se han sumado las crecientes cancelaciones de hipotecas como consecuencia de la crisis financiera.

En términos generales, ha sido un buen trimestre para JP Morgan aunque las costas judiciales derivaron en un desplome de los ingresos en 2013 en torno al 16% respecto del año pasado. La subida de los tasas hipotecarias han sido otro lastre para los beneficios ya que ofrecieron una actividad menor de refinanciación yde apertura de hipotecas.

La gran extensión de las líneas de negocio de JP Morgan, así como las diferencias observadas en la gestión de riesgo, han llevado al mercado a tener en cuenta una prima de riesgo con una relación precio/valor contable de solo 1,1. Respecto de Wells Fargo, el dato parece algo bajo ya que la rentabilidad financiera no va tan a la zaga. No obstante, para cualquier compañía sería inevitable que hechos como los que ha vivido la Ballena de Londres elevasen la prima de riesgo. De acuerdo a nuestro modelo, la valoración es razonable y nuestra perspectiva es neutral en el caso de JP Morgan. Si se opta por la exposición al sector bancario en 2014, en nuestra opinión JP Morgan no es la mejor baza. En cambio, Wells Fargo, es más centrada, y significa una apuesta mucho mejor respecto de la economía estadounidense en 2014.

El arranque del aumento del crédito

En la prensa a menudo leemos que la solicitud de créditos en los Estados Unidos es muy escasa. Si bien es cierto, no se ha recalcado el cambio significativo que hemos observado en el cuarto trimestre de 2013. JP Morgan ha incrementado su volumen total de préstamos en casi 10,000 millones de dólares (1.3%) respecto del trimestre anterior. El promedio de préstamos de Wells Fargo ha aumentado en casi 12,000 millones de dólares (1.5%) en este mismo tiempo. Ambas cifras se corresponden con tasas de crecimiento anuales prósperas. Los últimos datos de la Fed sobre deuda pendiente de los hogares vienen a confirmar que el desapalancamiento ya ha quedado atrás. La deuda total de los hogares se ha incrementado en un 1,3% interanual desde el tercer trimestre de 2013.

Dado que se prevé que los hogares estadounidenses aumenten su tasa de préstamos en el futuro próximo, los grandes bancos comerciales van a contar con una inyección de ingresos que se va a dejar sentir especialmente en aquellas entidades bien gestionadas, como es el caso de Wells Fargo. En general, la perspectiva para el sector financiero y, en concreto para los bancos comerciales, es hoy en día muy positiva.

fondos@eleconomista.com.mx