Muchos estadounidenses prefieren mantenerse al margen de la Bolsa de valores este año a medida que aumentan las preocupaciones de que la volatilidad se acelere y perjudique sus inversiones, según una nueva encuesta de Allianz, publicada por Business Insider el fin de semana.

El 48% de los 1,005 encuestados por la empresa financiera alemana respondieron que prefieren permanecer neutrales y no invertir en el mercado bursátil en este momento, un aumento del 43% con respecto al último trimestre del año pasado.

Esa estadística es paralela a los hallazgos de que el 74% del grupo cree que los mercados de valores seguirán siendo muy volátiles este año.

El tono cauteloso se produce cuando la economía de Estados Unidos muestra más signos de recuperación de la pandemia de coronavirus, con datos de la semana pasada que muestran un aumento de casi el 10% en las ventas minoristas de marzo y nuevas declaraciones de desempleo en un mínimo de la era de la pandemia.

“Los inversionistas parecen estar en el limbo en este momento, oscilando entre el nerviosismo sobre el potencial de volatilidad y la esperanza de un año mejor, lo que resulta en una gran inacción que puede ser costosa en el futuro ", dijo Kelly LaVigne, vicepresidenta de Información del Consumidor en Allianz Life.

A medida que el S&P 500 ha subido recientemente a máximos históricos, el llamado indicador del miedo de Wall Street, el Índice de Volatilidad Cboe (VIX), ha vuelto a su nivel más bajo desde antes del inicio de la crisis del Covid-19.

Pero la volatilidad se aceleró en el sector tecnológico a principios de este año.

Lo anterior se debió principalmente a que el aumento de las tasas de interés generó preocupaciones sobre el efecto de los mayores costos de los préstamos en las empresas.

Eso provocó un fuerte retroceso en numerosas acciones tecnológicas de alto vuelo y golpeó áreas más especulativas del mercado como los SPAC y la energía verde.

Otra posible fuente de volatilidad involucra a la Reserva Federal, que históricamente ha movido los mercados con una guía de alza de tasas.

La inflación, que el banco central monitorea de cerca al tomar decisiones, está aumentando a medida que la economía se recupera, y aunque la Fed ha dicho que mantendrá las tasas cerca de cero hasta al menos 2024, cualquier desviación de eso podría sacudir a los mercados.

termometro.ecoomico@eleconomista.mx