Las ventas netas de Kimberly Clark  de México crecieron 9.3% en el segundo trimestre del 2020, en comparación con el mismo periodo del año previo, el volumen pasó de 11,286 millones de pesos a 12,337 millones hasta el 30 de junio.

La fabricante de productos de higiene personal reportó una utilidad neta de 1,599 millones de pesos, que representa un alza de 22.4% respecto al segundo trimestre del 2019, cuando había reportado 1,307 millones de pesos.

El flujo operativo (EBITDA) se incrementó en 18.9% alcanzando 3,332 millones de pesos durante el trimestre y el margen fue de 27 por ciento.

La deuda neta que la emisora registró al 30 de junio fue por un total de 11,900 millones de pesos, comparada con 15,300 millones al 31 de diciembre de 2019, lo que representa una disminución de 22% en seis meses.

Del total de la deuda que contrajo la compañía, 73% está registrada en el largo plazo.

Durante este mes de julio la compañía colocó títulos de deuda senior con vencimientos parciales, de una tercera parte cada uno, para el 2029, 2030 y 2031, por un monto total de 500 millones de dólares, con cupón de 2.431 por ciento.

En el informe de la empresa, se menciona que en el comparativo anual, las fibras vírgenes, el fluff, los materiales superabsorbentes y resinas compararon favorablemente en dólares, al igual que las fibras para reciclar nacionales. Por el contrario, los precios de las fibras para reciclar importadas y de la energía fueron mayores.

El programa de reducción en costos generó aproximadamente 600 millones de pesos en el trimestre. La paridad peso dólar fue mayor, promediando 21% por encima del año anterior.

En la Bolsa Mexicana de Valores, Kimberly Clark ha acumulado una caída de 8.51% en el 2020  y sus acciones se cotizan en 34.56 pesos.

Al cierre de la sesión de este jueves tiene un valor de mercado de 111,155 millones de pesos. Sus papeles subieron 1.50 por ciento.

Crecen ingresos de Vesta

La desarolladora de parques industriales, Vesta, presentó un crecimiento en ingresosy en EBITDA de 2 y 1.4%, respectivamente durante el segundo trimestre del 2020, pero un ligero  ajuste a la baja a nivel  de ingresos netos operativos de 0.6 por ciento.

Los analistas de Monex explicaron que dichos resultados consideran varios aspectos, entre los que destacan un ligero aumento en la renovación del área bruta rentable total (GLA) de 3%  contra el mismo trimestre del 2019.

Asimismo, un aumento  en la renta en dólares de 3.5% frente al segundo trimestre del año pasado y una tasa de ocupación operativa de 92.3 por ciento.

Dijo Monex que en el Norte y Bajío de México observó un crecimiento en los ingresos por rentas de 11.3 y 0.1%, respectivamente.

En contraste, en el Centro se presentó un ajuste a la baja de 6.4 por ciento.

Por otra parte, en el Norte hubo un crecimiento en el GLA de 5.1%, y una  tasa de ocupación de 97.7% y estabilizada de 99.2 por ciento.

En el Bajío hubo un aumento en el GLA de 2.2%y una tasa de ocupación de 89.4% y estabilizada de 90.9%, mientras que en el Centro se dio un aumento ren el GLA  de2.1% y una tasa de ocupación de 91.2% y estabilizada de 93.1% por ciento.

Monex consideró que el reporte de la emisora del S&P/BMV IPC fue neutral en sus resultados, pero destacó las   sólidas métricas operativas, principalmente en lo referente a la tasa de ocupación.

ariel.mendez@eleconomista.mx