Este año, el precio del oro se ha disparado cerca de 20%, llegando a un máximo de  1,549 dólares  por onza en septiembre.

A medida que aumentan los temores de una recesión en medio de la incertidumbre global, los inversionistas han aumentado sus posiciones en el metal precioso, conocido como un activo seguro.

Esto ha elevado el precio y ha cambiado el juego para la industria de la joyería, que utiliza el oro como un material básico para su producción.

Automic Gold decidió que para compensar el mayor costo del material, aumentaría los precios de sus joyas 30 por ciento. A Al Sandimirova, dueño de la joyería,  le preocupaba no poder tener suficiente oro para satisfacer la demanda sin un aumento de precios.

Al principio, las ventas cayeron luego del aumentó en precios, pero cuando recurrió a las redes sociales para explicar el incremento, las ventas volvieron a su nivel.

Mientras que las compañías pequeñas como Automic Gold pueden pasar el aumento de los precios a los consumidores, las más grandes pueden optar por mantener los precios estables.

Grandes joyerías como Tiffany & Co. y Signet Jewelers tienen mayor capacidad para recibir el golpe en los márgenes y mantener los precios estables para los consumidores.

Según analistas, el efecto sobre los márgenes puede ser significativo. Por ejemplo, el costo de los productos básicos de Tiffany es 50% diamantes y piedras preciosas, 25% plata, 15% oro y 10% platino, según la casa de análisis Cowen.

Si el precio de cualquiera de esos materiales aumenta, podría afectar el costo de los bienes vendidos.

Cowen calculó que para Tiffany, por cada aumento del 1% en el costo del material, los márgenes podrían disminuir en 20 puntos básicos.

[email protected]