Inversionistas reducían este martes sus apuestas a aumentos en la tasa de interés referencial de México luego de que el peso escaló ante la perspectiva de que la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, venció a su rival republicano, Donald Trump, en un debate televisado.

Los rendimientos de los swaps de tasas de interés caían de forma generalizada sugiriendo que los inversionistas ven aumentos menos pronunciados en los próximos meses.

El castigado peso mexicano había ganado hasta un 2.3% en la sesión, a 19.435 por dólar, y se perfilaba a anotar su mayor alza diaria en varias semanas.

El rendimiento del swap mexicano a dos años, el más líquido, bajaba siete puntos base.

El peso ha anotado mínimos históricos este mes, golpeado por preocupaciones de que Trump pueda ganar las elecciones y cumplir su promesa de deshacer un tratado de libre comercio con México y bloquear las remesas de inmigrantes mexicanos en Estados Unidos para pagar la construcción de un muro fronterizo.

Un sondeo rápido de CNN/ORC mostró que un 62% de los encuestados siente que Clinton ganó el debate del lunes, mientras que un 27% señaló a Trump como el ganador.

En tanto, 14 de 21 analistas en un sondeo de Reuters publicado el lunes antes del debate, esperaban que el banco central de México suba la tasa este jueves para apuntalar al peso y evitar que su debilitamiento presione a la inflación.

Según la mediana del sondeo, el Banco de México (central) subiría su tasa en 50 puntos base a 4.75 por ciento.

En tanto, los swaps de tasa de interés indicaban este martes una probabilidad de casi un 80% de un alza menos agresiva, de 25 puntos base.

fondos@eleconomista.com.mx