Cancún, QR. Pese a la pandemia de Covid-19, Quintana Roo cerró el 2020 con 114,369 habitaciones hoteleras en operación, es decir, 6.8% más respecto a las 107,128 que tenía al finalizar el 2019.

Así lo informó Marisol Vanegas Pérez, secretaria estatal de Turismo, quien dijo que aún están vigente otras licencias de construcción en la zona norte del estado, por lo que, añadió, este indicador seguirá aumentando conforme se vayan construyendo los nuevos complejos anunciados para este 2021.

Uno de los próximos a inaugurarse es el hotel Nickelodeon de Grupo Lomas Travel, junto con un parque de diversiones, cuya inversión asciende a los 140 millones de dólares.

También están en construcción un hotel Royalton, uno más de la constructora El Arca en playa Langosta, así como el hotel Grand Island y un Hard Rock, todos en la zona hotelera de Cancún.

El Royalton y el de Playa Langosta suman 1,000 habitaciones, el Hard Rock 1,800, mientras que el Grand Island aporta otros 3,000 cuartos.

Además de los hoteles, se acaba de concluir la segunda etapa de Plaza La Isla en la zona hotelera de Cancún y están en proyecto nuevos condominios para el exclusivo complejo Puerto Cancún de 350 hectáreas en los primeros tres kilómetros del bulevar Kukulcán.

Entre los complejos hoteleros que se inauguraron en el 2020 está el Canopy by Hilton de 174 habitaciones, así como el Secrets Riviera Cancun Resort & Spa, el cual se ubica en Bahía Petempich (Riviera Maya).

Mientras que en Playa Mujeres, zona continental de Isla Mujeres, se abrió en marzo del año pasado el Catalonia Costa Mujeres All Suites & Spa de 434 habitaciones, así como el proyecto Majestic México, de la cadena Best Western, el cual consiste en dos hoteles; el primero denominado M4 de 570 habitaciones y el segundo M5 de 605 cuartos, con edificios para hospedaje, áreas recreativas, estacionamiento, jardines y áreas de conservación que se inauguraron a principios del 2020.

Satisfacción en oferta y demanda

La secretaria de Turismo de Quintana Roo indicó que el incremento en la oferta hotelera es parte del éxito que tiene el Caribe mexicano como producto turístico internacional, pero es a la vez un gran reto, ahondó, pues entre más habitaciones se abren es mayor el volumen de turistas que deben atraerse para mantener niveles de ocupación aceptables, lo cual se presenta mucho más complicado con el actual escenario de crisis sanitaria que enfrenta el mundo.

estados@eleconomista.mx