Los principales índices de Wall Street cerraron el viernes con un fuerte repunte, concluyendo así una semana volátil, en la que las señales de recuperación de la economía se enfrentaron al creciente temor a la inflación. El mercado prolongó sus ganancias del jueves, día en que el S&P 500 vio su mayor subida en un mes.

A pesar de su avance, los índices principales sufrieron sus peores caídas semanales desde finales de febrero. Las grandes oscilaciones fueron avivadas por los datos económicos, que atizaron la preocupación de que las subidas de precios al consumidor de corto plazo son en realidad una inflación de largo plazo para la mayor economía.

Funcionarios de la Reserva Federal (Fed) reiteraron su compromiso con la economía ayer e insistieron en que el incremento de la inflación es sólo temporal, un resultado de la reapertura económica. Las compras hicieron notar un mayor confianza en esta jornada, la última de la semana, pero no lograron llevar el balance acumula a positivo.

Este viernes los datos económicos mostraron un estancamiento en la recuperación de las ventas minoristas y un descenso en la confianza de los consumidores, mientras los precios siguen en una trayectoria ascendente, lo que sugiere que, aunque el auge de la demanda podría estar tomándose un respiro, la inflación no lo ha hecho.

El índice Dow Jones, de 30 gigantes industriales, avanzó 1.06% hasta 34,382.13 unidades; el S&P 500, de 500 acciones, ganó 1.49% a 4,173.85 unidades y el índice Nasdaq, con alto componente tecnológico, subió 2.32% a 13,429.98 puntos. En la semana los índices más importantes perdieron 1.14%, 1.39% y 2.34%, respectivamente.

jose.rivera@eleconomista.mx