El principal índice de acciones de Brasil cayó el viernes, presionado por una toma de ganancias y la baja de los papeles de Vale y Petrobras, pero cerró la primera semana del año con saldo positivo.

El índice referencial de la Bolsa de Valores de São Paulo, Bovespa, perdió 0.65%, a 61,665 puntos, un día después de superar las 62,000 unidades por primera vez desde noviembre. En la semana, sumó un alza de 2.4 por ciento. El volumen financiero de la sesión fue de 5,350 millones de reales.

Es un movimiento natural de toma de ganancias , dijo el analista Vitor Suzaki, de Lerosa Investimentos, quien destacó que el escenario político tranquilo tendrá a los operadores con los ojos puestos en lo que ocurra en el exterior.

Las acciones preferentes del gigante minero Vale cerraron con una baja de 2.66%, en línea con el retroceso del mineral de hierro en China por la debilidad de la demanda y una amplia oferta.

Los papeles preferentes de Petrobras cayeron 0.57% y los ordinarios 1.52%, a contramano de los precios del Brent. El mercado tuvo en cuenta la decisión de la petrolera de aumentar en 6.1% los precios del diesel en las refinerías, pero de mantener el valor de las gasolinas.

Las acciones de BRF cayeron 4.76%, siendo las de peor desempeño del Bovespa, luego de que Arabia Saudita elevó del 5 a 20% la tarifa sobre importación de pollo. El jueves Reuters divulgó que la firma planea captar cerca de 1,500 millones de dólares a través de la venta de 20% de participación en la unidad OneFoods.

En el mercado cambiario, el real se depreció 0.74%, a 3.2218 unidades por dólar, pero cerró la semana con un alza de 0.86% frente al billete verde.