La OPEP redujo su pronóstico de crecimiento de la demanda mundial de petróleo para el 2019 por tercer mes consecutivo, citando los vientos en contra que enfrenta la economía en general y países consumidores clave en particular, debido a las disputas comerciales y los volátiles mercados emergentes.

En su informe mensual divulgado el jueves, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dijo que la demanda mundial de petróleo aumentaría en 1.36 millones de barriles por día (bpd) el próximo año, una disminución de 50,000 bpd frente a su estimación anterior.

El grupo también disminuyó en 300,000 bpd la previsión de la demanda en el 2019 para su propio crudo respecto al informe del mes pasado, hasta 31.8 millones de bpd, lo que a su vez marca un declive de 900,000 bpd desde la proyección para el 2018.

La OPEP dijo que la producción de los países que integran la organización aumentó en 132,000 bpd en septiembre, a 32.76 millones de bpd, la más alta desde agosto del 2017 según las mediciones de los informes mensuales.

Arabia Saudita y Libia incrementaron la producción el mes pasado en 108,000 bpd y 103,000 bpd, respectivamente, más que compensando la disminución de 150,000 bpd de Irán —a 3,447 millones de bpd—, de acuerdo con lo reportado por fuentes secundarias.

La OPEP destacó que Irán informó al grupo que su producción de petróleo había caído en sólo 51,000 bpd, a 3,775 millones de bpd.

El grupo, liderado por Arabia Saudita, se comprometió a aumentar la producción para compensar la pérdida de cualquier suministro iraní como consecuencia de las sanciones estadounidenses que entrarán en vigor el próximo mes.

La OPEP redujo su pronóstico de crecimiento de la producción de petróleo de las naciones que no integran el cártel en 30,000 bpd, a 2.12 millones de bpd, para el 2019.

Fitch advierte

Fitch Ratings dijo el jueves que las dificultades de Irán y de Venezuela, además de la producción de petróleo de esquisto en EU, serán los motores del precio del crudo en el mediano plazo.

La agencia agregó que las sanciones de EU a Irán y la baja de la actividad en Venezuela podrían provocar una caída de la producción de petróleo de 2 millones de barriles por día o más, el equivalente a la capacidad ociosa a comienzos de año.

“La producción venezolana en septiembre fue 700,000 bpd por debajo de su cuota en la OPEP debido a que la crisis económica y política continúa paralizando la industria petrolera del país”, destacó Fitch.