El banco británico HSBC incumplió con las expectativas del mercado para su ganancia anual antes de impuestos en el 2013 y advirtió de una mayor volatilidad en los mercados emergentes durante este año, lo que impulsó una caída de 4% en sus acciones.

El principal banco de Europa, con sede en Londres, ha recortado más de 40,000 empleos y vendido o cerrado 60 divisiones en los últimos tres años para reducir costos, pero pese a esto no pudo cumplir con las expectativas de eficiencia de costos y rendimiento sobre el capital el año pasado.

Las remuneraciones del presidente ejecutivo del banco, Stuart Gulliver, que incluyen salario y bonificaciones, subieron el año pasado de 7.5 a 8 millones de dólares anuales, y a nivel general el banco incrementó las bonificaciones para sus trabajadores en 6%, a 3,900 millones de dólares.

Esta alza se produjo en medio de presiones sobre los bancos para que reduzcan las grandes bonificaciones, que muchos responsabilizan por fomentar los riesgos que llevaron a la crisis financiera del 2008.

HSBC registró en el 2013 ganancias antes de impuestos de 22,600 millones de dólares, por encima de los 20,600 millones de dólares del 2012, pero por debajo de un pronóstico promedio de 24,300 millones de dólares.

Su gasto operativo bajó en 4,300 millones de dólares el año pasado, por debajo de una disminución de 5,000 millones de dólares anticipada por analistas.

Gulliver dijo que sigue optimista sobre las perspectivas a largo plazo para los mercados emergentes, que han sido duramente golpeados por la decisión del banco central de Estados Unidos de reducir su programa de estímulo, pero advirtió de una mayor volatilidad en el 2014 y de una agitación de los mercados .