El director general de Grupo Lala, Arquímedes Celis, adelantó que están esperando la aprobación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para lanzar la oferta pública de adquisición voluntaria (OPA) con la que buscan comprar aproximadamente el 25% de las acciones que están flotando en el mercado y con ello dar paso a su desliste de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). 

Durante la conferencia telefónica con analistas, para discutir sus resultados financieros del segundo trimestre del año, el directivo explicó que debido a que las aprobaciones regulatorias correspondientes están en curso, no tienen estimado cuándo podrían iniciar el periodo de dicha oferta. 

Se recordó que un grupo de accionistas de la sociedad anunció (el pasado 21 de mayo) su intención de iniciar los procesos para llevar a cabo una oferta voluntaria para comprar la totalidad de las acciones en circulación de Lala, que son propiedad del gran público inversionista.  

Incluso, señalaron que el 14 de junio pasado empezaron a hacer los trámites para tener la aprobación de la CNBV. De recibir el visto bueno de la autoridad regulatoria y una vez que finalice la oferta, de haberse adquirido el número suficiente de acciones se solicitará la cancelación de las acciones de Lala ante el Registro Nacional de Valores y su listado en la BMV.  

En la conferencia Alberto Arellano, director de finanzas de Grupo Lala, explicó que la prima que pagarán será de 20 por ciento.  

Por cada acción, el oferente propone un pago de 17.36 pesos por unidad. El número de papeles objeto de la OPA son cerca de 619 millones, por lo que el monto total de los recursos que el oferente requeriría para adquirir las acciones es de 10,745 millones de pesos.

judith.santiago@eleconomista.mx

kg