Grupo Lala desembolsará 10,745.5 millones de pesos para consolidar su Oferta Pública de Adquisición Voluntaria (OPA) que ya le fue autorizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), aunque aún no se determina la fecha.

Según la productora de alimentos lácteos la oferta se lanzó para comprar el 25% de las acciones que están en manos del público y deslistarse de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) porque ve como una oportunidad atractiva invertir y adquirir hasta la totalidad de las acciones en circulación.

La firma comenzó a cotizar en la BMV en un precio de 27.50 pesos por acción el 16 de octubre de 2013 y hasta este martes cotizan en 16.15 pesos, esto es un desplome de 41.2% en ocho años. Richard Horbach, analista de Intercam banco destacó recientemente en un documento que la noticia del desliste de la empresa es una mala noticia y no le quedarán muchas opciones más para participar en la oferta.

De lo contrario corre el riesgo de quedarse con una acción poco líquida, y si se lleva a cabo el proceso de desliste es posible que se quede con un papel que no tendrá un mercado secundario”, escribió el experto.

Es así que pese a las posibles pérdidas de capital que pudiera tener el accionista minoritario, aconsejamos participar en la oferta, escribió el experto.

En sus ocho años de cotización alcanzó un múltiplo EV/EBITDA máximo de15.8x y un mínimo de 6.6x. Considerando esto, la recompra de acciones se llevaría a cabo a un múltiplo cercano al mínimo histórico de Grupo Lala.

Marisol Huerta, analista de Consumo en Ve por Más, explicó que “los inversionistas del grupo de control de Lala son los que consideraron que ya no es atractivo permanecer en Bolsa, por lo cual se está ofreciendo comprarles a los accionistas minoritarios sus títulos.”.

El oferente considera que las circunstancias actuales y el actual precio de mercado de sus acciones, representan una atractiva oportunidad de inversión”, expuso la emisora. Lala realizó fuertes inversiones. Compró la brasileña Vigor, por 1,380 millones de dólares en octubre de 2017.

Empresas dicen adiós al mercado bursátil mexicano

El mercado accionario mexicano atraviesa por uno de los “peores” momentos de su historia. Por un lado, se anuncia que emisoras están buscando desertar de Bolsa-un par de ellas por la bajas valuaciones- y, por el otro, siguen acumulándose meses sin saber de la llegada de nuevas empresas, bajo nuevos nombres.

Otras, en cambio, como Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), su accionista de control quiere tener mayor porcentaje del capital social de la empresa, aunque por ahora no ha manifestado su intención de darla de baja del mercado, aseguran analistas.

En la lista de empresas que han lanzado ofertas públicas de adquisición (OPA) para salirse del mercado, únicamente Banco Santander España, por tercera vez, volvió a echar para atrás su plan de cancelar el listado de las acciones de la Bolsa Mexicana de Valores de su filial Banco Santander México.

Puede ser normal que una empresa se desliste porque se fusiona, vende, o se declara en quiebra, pero lo que preocupa y no es una buena señal es que no ha habido nuevas empresas”, dijo Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco.

La que avanza con sus planes de abandonar la Bolsa es Grupo Lala, la productora de alimentos lácteos, pues ya tiene la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para lanzar una OPA por el 25% de las acciones que están flotando en el mercado. Aunque aún no ha definido la fecha para anunciar el inicio de compra de sus papeles.

IEnova está por obtener la aprobación de sus accionistas para cancelar su listado, ya que su matriz estadounidense Sempra Energy adquirió el 96% de sus papeles y a cambio listó los suyos en la BMV, hace dos semanas.

Ivan Santín Diaz, asesor independiente de inversiones, dijo que las empresas se financian en Bolsa, pero sienten que los inversionistas no les dan un precio justo, otras consideran que su volumen es demasiado bajo, por lo que no quieren arriesgarse a una baja en el precio de sus acciones.

(Con información de Judith Santiago)

ariel.mendez@eleconomista.mx