La empresa tecnológica, inmersa en plena OPA sobre Tecnocom, recibe el respaldo de una de las firmas de inversión más influyentes en los mercados.

En el inicio del nuevo ejercicio, los analistas de Goldman Sachs revisan al alza su valoración de Indra. Elevan su precio objetivo desde los 13 hasta los 13.5 euros por acción. Este nivel representa un potencial de revalorización del 25% respecto al cierre de ayer.

La conquista de este nivel supondría repetir en 2017 un balance similar al contabilizado en 2016, cuando la empresa tecnológica se coló entre los diez mejores valores del Ibex al acumular una subida del 20 por ciento.

La escalada bursátil que acumula Indra coincide con el brusco repliegue de los bajistas. La empresa tecnológica llegó a convertirse en el verano de 2015 en el objetivo preferido del Ibex por los inversionistas para desplegar las posiciones cortas.

Los registros de la CNMV reflejan un máximo de hasta el 12% del capital de la compañía en manos de los bajistas en septiembre de 2015. En la actualidad, las posiciones cortas han reducido drásticamente su peso en el capital de Indra, hasta el 2.39 por ciento. A finales de octubre ya bajó del 3%, después de rozar el 6% el verano pasado.

En los últimos meses Indra ha sorprendido con el lanzamiento, a finales de noviembre, de una OPA para hacerse con el 100% de Tecnocom por 305 millones. La operación podría generar unas sinergias de 41 millones de euros anuales desde el segundo año.

[email protected]