El gurú de Wall Street George Soros percibe señales de incertidumbre económica mundial y se desprende de acciones para refugiarse en el oro, según informó The Wall Street Journal.

Las decisiones de Soros, de 85 años, siempre son vistas con gran interés en los mercados bursátiles de Nueva York, porque pueden llegar a indicar por dónde deben moverse las empresas que invierten en Wall Street y en otras plazas financieras.

Según el diario, que cita fuentes conocedoras de los movimientos de Soros, el multimillonario tiene un papel activo en la gestión financiera después de una larga temporada de mantenerse al margen para dedicarse a actividades filantrópicas.

Las angustias económicas que afectan a China, la posible salida de Reino Unido de la Unión Europea y la crisis migratoria en Europa son señales que, a juicio de Soros, provocan dudas sobre la economía global.

La noticia se publica mientras Wall Street está en una racha de ganancias y el S&P 500, el indicador bursátil preferido por muchos fondos de inversión, está cerca de llegar a su marca histórica de 2,130 puntos, alcanzada en mayo del año pasado.

El diario, en su principal nota de portada, sostiene que la empresa financiera de Soros, que maneja unos 30,000 millones de dólares, recientemente ha vendido acciones y ha comprado oro y acciones de compañías mineras dedicadas a ese metal precioso.

El oro, que siempre es visto como refugio en momentos de turbulencias económicas, está en torno a los 1,265 dólares la onza y en lo que va de año ha subido 19% en su valor.

El inversionista advirtió del fin seguro de la Unión Europea si Gran Bretaña decide separarse a finales de mes. Muchos inversionistas siguen los movimientos del manejador de fondos para conformar sus propios portafolios, como réplica de lo que Soros hace.