Michelin, el segundo mayor fabricante de neumáticos del mundo, prevé un año desafiante en Europa tras decepcionar a los inversores con sus resultados del 2012, cuando las ventas de sus productos de alta especialización no lograron compensar el prolongado declive del mercado automotriz en la región.

La firma francesa, cuyos neumáticos se utilizan en vehículos desde bicicletas hasta aviones, dijo que sus volúmenes de ventas y las ganancias operacionales se mantendrían estables en el 2013.

El presidente ejecutivo de Michelin, Jean-Dominique Senard, dijo a periodistas en París que los objetivos financieros del grupo enfrentan nuevos contratiempos.

"Los costos de las materias primas podrían subir en el segundo semestre antes de un cambio de rumbo estructural en el mercado de los neumáticos", dijo.

Michelin señaló que los neumáticos de camiones y los especializados destinados a la maquinaria minera y agrícola ayudaron a impulsar las ganancias del 2012, lo que permitió a la empresa mejorar su dividendo, aunque analistas dijeron que los números fueron decepcionantes.

La ganancia neta general subió un 7.5% a 1,570 millones de euros (2,100 millones de dólares) sobre ventas por 21,470 millones el año pasado, por debajo de los 1,640 millones en utilidades y 21,650 millones en ingresos esperados por analistas, de acuerdo a Thomson Reuters I/B/E/S.

La rentabilidad se incrementó en el segmento de neumáticos especializados, en donde las ventas avanzaron un 13 por ciento, pero las ventas por neumáticos de automóviles en Europa mermaron un 10 por ciento. Ello generó una baja en el volumen global de ventas de Michelin de un 6,4 por ciento.

El registro de vehículos nuevos en Europa tocó un mínimo de 17 años en Europa el año pasado.

Las acciones de Michelin caían un 5.08% a 69.02 euros por papel a las 1343 GMT.

Michelin, cuya sede está en el centro de Francia, está buscando reducir 1,000 millones de euros en costos operacionales para el 2015, al tiempo que suma el equivalente a una nueva planta cada año en el extranjero para aprovechar el crecimiento en mercados emergentes.

RDS