Más allá del agrio debate generado a nivel político y medioambiental, la decisión de Donald Trump de sacar a EU del Acuerdo de París para combatir el calentamiento global tiene efectos notables en los mercados financieros.

Las mayores turbulencias se concentran en el mercado del petróleo. El precio del crudo acelera la corrección que venía registrando ya desde la cumbre de la OPEP y Rusia de la semana pasada. Los descensos se aceleran y el barril de Brent llega a perder el soporte de los 50 dólares al descontar la posibilidad de una 'barra libre' a la exploración de petróleo en EU tras desmarcarse de los compromisos medioambientales fijados en el Acuerdo de París.

Los efectos de la polémica decisión de Donald Trump también tienen incidencia entre los sectores cotizados en Bolsa.

Automovilísticas

La jornada ha comenzado en los mercados con la conquista del Nikkei de Tokio de la barrera de los 20,000 puntos por primera vez desde el año 2015. El sector automovilístico ha tenido un papel clave en esta subida. Las acciones de Nissan y de Mitsubishi Motors han impulsado sus avances por encima del 2.7%, las de Mazda se han revalorizado un 2.4% y las de Toyota un 1.7 por ciento.

Las empresas automovilísticas mantienen su acelerón en las Bolsas europeas. Prueba de ello son los nuevos récords históricos que ha registrado hoy el Dax alemán, el índice europeo con mayor peso del sector. Volkswagen, después de la crisis desatada por el escándalo sobre sus emisiones, despunta entre los valores más alcistas el día en la Bolsa de Fráncfort. BMW y Daimler también destacan en los avances, al igual que el fabricante de neumáticos Continental. Los inversionistas también optan por las compras en otras compañías del sector como Fiat Chrysler, Renault y Peugeot.

Aerogeneradores eólicos

La retirada de EU del acuerdo sobre el cambio climático tiene un impacto más desfavorable en otros sectores. La medida adoptada por Trump sopla especialmente en contra de los fabricantes de aerogeneradores.

La danesa Vestas lidera hoy las caídas en la Bolsa de Copenhague. Sus acciones se repliegan a mínimos de cerca de dos meses y completan su peor semana en seis meses. La empresa, que genera cerca del 40% de sus ventas en Norteamérica, ha salido al paso de las caídas para asegurar que las inversiones en el sector eólico continuarán en EU pese a la decisión de Trump, antes de añadir que, "obviamente, hubiera sido mejor que EU se mantuviera en el Acuerdo de París".

Los analistas de Sydbank mantienen su recomendación de 'comprar' acciones de la compañía danesa y señalan que "el hecho de que Donald Trump no desee reforzar la lucha contra el clima es negativo para Vestas a largo plazo (...) pero no altera el negocio de Vestas a día de hoy".

Desde Kepler Cheuvreux no sólo mantienen sus perspectivas positivas sobre Vestas. Ven las caídas como una "excelente oportunidad de compra". Este optimismo también es extensible a otro de los líderes del sector, la española Gamesa. Las acciones del fabricante de aerogenedores destacan entre las más rezagadas del Ibex, con mínimos por debajo de los 20 euros por acción.

El conjunto de las empresas de energías renovables se desmarca ligeramente de las subidas que registra la renta variable europea. Tanto el índice Stoxx Europe Total Market Renewable Energy Equipment Index como el Stoxx Europe TMI Renewable Energy Equipment presentan un signo negativo en la jornada.

estrategias@eleconomista.mx