Gracias a las fuertes ventas de su nuevo teléfono inteligente Galaxy S7, la compañía surcoreana Samsung elevó en poco más de 10% sus expectativas de utilidades operativas durante el primer trimestre del año.

El mayor productor de teléfonos móviles del mundo anunció este jueves en un comunicado que espera alcanzar utilidades por 5,600 millones de dólares (mdd) en el periodo que va de enero a marzo pasados, por arriba de su previsión anterior.

El monto representa un incremento de 10.37% respecto del mismo periodo del año pasado y un aumento de 7.49% comparado al trimestre inmediato anterior.

La mejora de las perspectivas llegó después de que Samsung dio a conocer fuertes ventas de su modelo insignia de smartphone, que estima dieron un salto de 4%, a 42,000 millones de dólares en el primer trimestre del año, por arriba de 40,600 millones de dólares del mismo lapso del 2015.

Los ingresos estimados por ventas del Galaxy S7, que salió a la venta a principios de marzo pasado, fueron similares a lo previsto por analistas, quienes aseguran que la empresa ha disfrutado del buen comportamiento del nuevo smartphone en el mercado.

El predecesor de ese dispositivo, el Galaxy S6, salió a la venta en abril del año pasado, pero tuvo un impacto limitado en el rendimiento de la compañía en el primer trimestre del 2015.

Se estima que las ventas del Galaxy S7, que es resistente al agua y al polvo, superaron 10 millones de unidades por encima de las expectativas, de acuerdo con la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

La compañía reportará sus resultados del primer trimestre del 2016 a finales de este mes y si confirman sus expectativas será un determinante cambio de tendencia, ya que sus ingresos cayeron el año pasado.