México, Estados Unidos y Francia analizarán el próximo lunes en el marco del G20 el impacto internacional de la caída de la producción estadounidense de granos por la sequía que afecta a ese país y por el uso de maíz para etanol, informó el miércoles un funcionario mexicano.

El análisis se realizará a través de una teleconferencia del Foro de Respuesta Rápido del G20, presidido por Francia.

El objetivo es dialogar "acerca de la situación que se está viviendo en el mercado de Estados Unidos y sobre la posibilidad de una reunión más amplia" de los países integrantes del G20, dijo en rueda de prensa Kenneth Smith Ramos, coordinador de Asuntos Internacionales de la secretaría de Agricultura de México.

El aumento en el precio de los granos obedece a que el centro oeste de Estados Unidos sufre la peor sequía en cinco décadas y a que ese país destina el 40% del maíz a la producción de etanol para las gasolinas, que según la reglamentación deben contener 15% de este energético renovable, indicó el funcionario mexicano, cuyo país tiene hasta noviembre la presidencia del G20.

Los tres países analizarán "mecanismos que pudieran llevar a una estabilización" del mercado y considerarán "recomendaciones de política para países afectados", indicó Smith.

Estados Unidos tendría que decidir si modifica sus políticas y los mandatos para utilizar el maíz en la producción de etanol porque ya "ha creado una distorsión en el mercado", sostuvo de su lado Carlos Vázquez, ministro de Consejería Agropecuaria de México en Estados Unidos.

Smith añadió que los representantes de los tres países hablarán sobre mecanismos para la movilización de alimentos hacia África.

Hace 10 días, el director general de la FAO, el brasileño José Graziano da Silva, instó a Estados Unidos a suspender su producción de etanol a base de maíz para evitar una crisis alimentaria mundial, en una columna publicada en la prensa británica.

klm