El mercado de Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras) industriales ha sido el más resiliente a la crisis sanitaria por la pandemia de Covid-19, mientras que los hoteles, oficinas y centros comerciales han resentido más el impacto.

“Esta pandemia hizo que en el segundo trimestre se declarara el cierre de operaciones de muchas empresas y aún no sabemos cómo viene la nueva normalidad, lo que va a afectar a los sectores de manera diferente”, comentó Luis Gutiérrez, presidente de la Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias (Amefibra).

En su participación en el webinar “Perspectivas y oportunidades de las fibras: Fortaleza y resiliencia en tiempos inciertos”, organizado por la Bolsa Institucional de Valores (Biva), dijo que los sectores menos impactados son el logístico e industrial porque México es “un gran jugador del sector manufactura y con el T-MEC está cobrando impulso”; otro motor ha sido el comercio electrónico, que ha incrementado la demanda de bodegas industriales.

En el segmento industrial las ocupaciones se encuentran alrededor del 95%, el cobro de las rentas se mantiene en niveles similares previo a la pandemia, además, el pago de distribuciones se han mantenido.

“Nadie sabe bien cómo va a estar el uso de oficinas hacia adelante. En México quizá no haya la misma tendencia que en otras ciudades como Nueva York, Londres o París, en donde las personas se están yendo al campo para alejarse de las ciudades y esto está haciendo que este sector esté más impactado”, explicó.

El también director de Fibra Prologis reiteró que en México hay algo de esta tendencia, pero no es tan exacerbada, por lo que se espera que el regreso de los clientes a las oficinas sea mucho más rápido que en otros países.

“Soy optimista, el sector de oficinas va a ser diferente, pero al final va a ser algo bueno”, enfatizó el directivo.

Luis Gutiérrez agregó que en el sector mexicano de oficinas podría surgir un esquema de flexibilidad en las horas y días laborales, también es probable que se requiera más espacio por persona, sin embargo, “el contacto humano eventualmente no se va a sustituir y con el tiempo se va a regresar a la normalidad”.

Hoteles, en lenta recuperación

El directivo dijo, que si bien el sector de fibras hoteleras sufrió cierres por el confinamiento decretado para evitar la propagación del coronavirus, hoy la demanda poco a poco empieza a recuperarse y la ocupación eventualmente, una vez que se encuentre una vacuna o tratamiento contra el virus, llegará a recuperarse por completo.

La división de centros comerciales es la que tiene el mayor impacto porque los hábitos de consumo han cambiado y las compras en línea han aumentado. “Parece que este impacto no va a ser tan grande en México como en otros países. Sí van a regresar el dinamismo, pero va a ser un regreso diferente”, consideró.

Para Luis Gutiérrez el negocio de bienes raíces seguirá resiliente en el 2021.

judith.santiago@eleconomista.mx