Debido a la incertidumbre generada por el rumbo que tomará la economía mexicana, especialistas en el sector inmobiliario advierten cierto freno o desaceleración en el arrendamiento de los proyectos en desarrollo; en contraparte, los contratos se siguen renovando en las propiedades ya rentadas.

Vemos cierto freno o desaceleración en los arrendamientos de nuevos proyectos de construcción en compás de tener una mejor visión de lo que va a pasar. Creemos que va a haber cierta desaceleración en el año, aunque en los arrendamientos y contratos existentes la situación no va a ser tan desfavorable , dijo Javier Llaca, jefe de Operaciones del Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces (Fibra) Monterrey.

Al participar en el panel Inversiones en el Mercado Inmobiliario Mexicano , en el marco de la 12a Cumbre Financiera Mexicana, jugadores del sector explicaron que bajo una coyuntura de redefinición en la relación comercial entre Estados Unidos y México, alza en tasas de interés, posible desaceleración económica y todavía un dólar fuerte, no han observado una caída en la renovación de contratos.

En el caso de Fibra Monterrey, que se dedica a operar y arrendar espacios para uso industrial y comercial, en el 2017 los vencimientos en sus contratos de arrendamiento representaban 14.1% de su ingreso total, no obstante, a la fecha han logrado renovar el 11% de dicho porcentaje, los cuales han sido en dólares y a plazos de entre cinco y seis años y el 100% a empresas americanas.

Desde el punto de vista operativo de nuestro portafolio existente hemos tenido un buen inicio de año, a pesar de la circunstancias adversas que puedan parecer sobre todo para el sector automotriz en México , dijo Llaca.

La apreciación del dólar también ha sido un factor que ha afectado a los arrendatarios que tienen ingresos mayormente en pesos y que históricamente han pagado rentas en dólares. No obstante, se buscan alternativas, como migrar contratos a pesos.

Industria cíclica

En su participación, Gerardo Vargas, director de Finanzas de Fibra Uno, aseguró que, a pesar de cautela de los arrendatarios, la tendencia hacia largo plazo de los bienes raíces en México es de apreciación porque es una industria cíclica.

No pensamos que lo que está en México se va a ir porque es una inversión de capital que ya está hecha, será muy difícil ver que vayan a cerrar para ponerlas en otro sitio , acotó el directivo del fibra que se dedica a desarrollar y rentar espacios para uso industrial, comercial y de oficinas.

Explicó que en la división de oficinas, la absorción de los últimos dos años ha sido extraordinaria y aunque advierte una fuerte competencia por la creciente oferta, descartó que se dé un aumento en las rentas, por el contrario, se mantendrán estables o tenderán hacia la baja.

Renovación de contratos

En el segmento industrial, continúa la renovación de contratos, aunque hay cautela y en el sector comercial no se ha presentado algún cambio extraordinario, las renovaciones se han pactado por arriba de la inflación.

No hemos observado ningún cambio en la demanda por parte de nuestros clientes para rentar espacios en los centros comerciales. Sí pensamos que habrá un cambio, pero no será tan dramático. Las condiciones están puestas para que tengan la pólvora seca para aprovechar las oportunidades en bienes raíces , afirmó Gerardo Vargas.

Por su parte, Enrique Lavín, director ejecutivo de Prudential Real Estate Investors, dijo que después de las elecciones de Estados Unidos, el número de renovaciones de contratos se mantiene en el arrendamiento de espacios para uso industrial.

[email protected]