?Las autoridades de la Reserva Federal de Estados Unidos se mostraron más proclives a seguir un camino cuidadoso, al debatir el mes pasado su histórica decisión de reducir su enorme programa de estímulos.

Las minutas de la reunión de política monetaria de la Fed del 17 y 18 de diciembre, divulgadas ayer, revelaron que muchos miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) querían proceder con cautela al reducir la compra de activos y la mayoría quiso hacer hincapié en que nuevos recortes no eran parte de un rumbo predeterminado.

El banco central estadounidense finalmente sorprendió a muchos inversionistas al decidir en la reunión que recortaría las compras de activos en 10,000 millones de dólares a 75,000 millones de dólares al mes.

Incluso a su ritmo actual, el llamado programa de alivio cuantitativo sigue siendo un agresivo esfuerzo por fomentar la inversión, la contratación y el crecimiento económico en Estados Unidos.

Algunos de los miembros del FOMC expresaron su preocupación sobre la posibilidad de un endurecimiento no previsto de las condiciones financieras, si una reducción del ritmo de compra de activos era mal interpretada como una señal de que el Comité posiblemente retiraría la política expansiva con mayor rapidez a la prevista , dijeron las minutas.

En consecuencia, muchos miembros consideraron que la Fed debería proceder con cautela al adoptar la primera medida para reducir el ritmo de compra de activos y debería indicar que nuevos recortes serían tomados en pasos moderados , agregaron.

El rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subió levemente después de la publicación de las minutas, mientras que las acciones bajaron y el dólar avanzó.

El banco central citó un mercado laboral más fuerte en su histórica decisión, que equivale al inicio del fin del mayor experimento de política monetaria en la historia.

La Fed moderó la decisión al sugerir que la tasa de interés referencial permanecería cerca de cero aún por más tiempo que el inicialmente prometido, un cambio de política matizado que también generó debate en la reunión.

Las minutas mostraron que los funcionarios quisieron destacar al público que nuevas reducciones no son parte de un curso predeterminado y dependerán de los avances en el mercado laboral y de la inflación, así como de la evaluación que tenga el programa en los próximos meses.

Hubo mucha construcción de consenso , dijo Brian Jacobsen, jefe de estrategia de carteras de Wells Fargo Funds Management en Menomonee Falls, Wisconsin.

Continuidad de la política

Esto indica que habrá una continuidad de política y la Fed prefiere pecar de cauta cuando se trate de recortar las compras de activos y de subir las tasas, cuando eventualmente se llegue a ese punto , agregó.

Si bien sólo 10 funcionarios de la Fed tenían derecho a voto en diciembre, un grupo de 17 participó en la reunión.

De ellos, algunos se preguntaron si era apropiado reducir el ritmo del estímulo mientras la inflación permanezca baja, en cerca de 1 por ciento. Otros presionaron por un mayor recorte de las compras y un final más rápido del programa.