Los inversionistas observarán la próxima semana el encuentro mensual de la Reserva Federal de Estados Unidos, donde se prevé que el banco central anunciará un plan para empezar a reducir su cartera de bonos, en momentos en que una subida de tasas en diciembre se presenta como un escenario de "cara o cruz".

La probabilidad de un ajuste del costo del dinero a fin de año está en alrededor de 50% en el mercado de futuros. Las expectativas se igualaron esta semana por datos de los precios al consumidor de agosto, que reflejaron una leve aceleración.

Entre los que creen que el organismo dirigido por Janet Yellen aplicará un tercer aumento del año se encuentra el economista Michael Feroli de JPMorgan, quien señaló: "continuamos previendo que la conducción (de la Fed) prevalecerá en otra alza en el encuentro de diciembre".

La opinión coincide con el consenso de un sondeo de Reuters entre casi 100 economistas. Sin embargo, 44 de los 73 que contestaron una pregunta adicional dijeron que se había reducido su convicción de otro incremento de la Fed en el cierre de 2017. Los restantes 29 dijeron que seguía igual.

Entre los escépticos están los analistas de Capital Economics, que creen que el ajuste deberá esperar hasta el primer trimestre de 2018 pues la inflación subyacente continúa baja, en una economía de crecimiento moderado donde el crecimiento de los salarios de los trabajadores tarda en despertar.

En un indicio de que algunos inversionistas podrían estar anticipándose al impacto que tendría una subida de tasas sobre las acciones y pasándose a activos más seguros, los fondos de mercados de dinero de Estados Unidos atrajeron 18,000 millones de dólares en la última semana, según datos de la firma Lipper.

Aparte de la Fed, en los próximos días podrían surgir señales de otros organismos monetarios. El Banco de Japón (BoJ, por sus siglas en inglés) celebra su reunión de política habitual y el presidente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi tiene programada una aparición en un evento en Fráncfort.

La semana también será la última antes de las elecciones federales de Alemania. Si bien se descuenta que la canciller Angela Merkel obtendrá su cuarto mandato, existen interrogantes sobre cuánto tiempo tardará en formar una coalición de gobierno y qué forma tendrá ésta.

estrategias@eleconomista.mx