Al cierre de las operaciones del viernes 13 de mayo, el tipo de cambio spot (interbancario para entrega en 48 horas) a la venta cerró en 18.1935 pesos por dólar, su mayor nivel desde el pasado 26 de febrero. Con ello, el peso tuvo una depreciación semanal de 1.83% y el tipo de cambio acumuló dos semanas consecutivas al alza para superar una importante barrera psicológica

Este comportamiento de la paridad cambiaria se dio en un contexto de apreciación generalizada del dólar frente al resto de las divisas y en un ajuste de los precios del petróleo (el mismo viernes, el precio del crudo WTI resintió una caída de 1.16%) que, sin embargo, presentan una recuperación de 17% en lo que va del 2016 y dan señales de una posible estabilización alrededor de 45 dólares por barril.

En este sentido, el 2 de junio está programada la siguiente reunión la OPEP, en donde los países miembros buscarán llegar a un acuerdo para establecer una mayor estabilidad en los precios del petróleo.

Las causas de la depreciación del peso en las últimas dos semanas parecen tener su origen en una historia bien conocida: la recomposición de portafolios a favor de los bonos del Tesoro de los EU considerados como un activo seguro

Esta recomposición se debe a un fenómeno llamado fly to quality (vuelo a la calidad), en el cual los inversionistas deciden invertir en activos de menor riesgo, como resultado de la percepción de situaciones de riesgo que se presentan en el entorno macroeconómico.

En la actualidad, existen varias situaciones de riesgo que generan incertidumbre, la cual ha hecho que los inversionistas destinen sus capitales a activos seguros tales como los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El primer factor de riesgo que hace más atractivos los bonos del Tesoro es la desaceleración del crecimiento económico. De acuerdo con el reporte preliminar del PIB publicado por el Departamento de Comercio de Estados Unidos, la economía de ese país tuvo un crecimiento anual de 0.5% durante el primer trimestre del 2016.

El crecimiento del reporte preliminar se ubicó por debajo del esperado por el consenso, es menor al del trimestre anterior y también está por debajo del dato del mismo trimestre del 2015.

El segundo factor de riesgo es la situación del empleo en Estados Unidos. El reporte de la nómina no agrícola indicó que se crearon sólo 160,000 empleos en el mes de abril, cifra que se ubicó significativamente por debajo de 200,000 que anticipaba el consenso.

En el mismo sentido, el cambio en la nómina no agrícola de ADP presenta una situación similar, ya que registró la creación de 160,000 empleos en el sector privado, por debajo de 200,000 esperados por el consenso.

Para el 14 y 15 de junio está agendada la próxima reunión del Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos y por lo general estas reuniones generan incertidumbre y volatilidad en los mercados; sin embargo, los datos mencionados anteriormente fortalecen la posibilidad de que en la próxima reunión la Fed no realice un alza en su principal tasa de referencia.

El tercer factor que ha aumentado la incertidumbre en los mercados en las últimas semanas es la posibilidad de que suceda el Brexit, o la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El 23 de junio se llevará a cabo un refrendo para determinar la permanencia. Los partidarios del Brexit creen que el Reino Unido estaría mejor con la salida, ya que los demás países son un lastre para su crecimiento; sin embargo, de acuerdo con el FMI, en caso de darse la salida, el PIB británico podría ser hasta 9.5% menor y Londres podría perder su estatus como centro financiero mundial.

*El autor es director de Estrategia de Deuda en PAM, Asesores Independientes de Portafolios de Inversión. Las opiniones vertidas en esta colaboración no necesariamente representan las opiniones de la empresa en la que trabaja.