Fideicomiso Hipotecario (FHipo), enfocado en administrar, adquirir y gestionar portafolios conformados por créditos hipotecarios, se suma a las empresas que han decidido abandonar a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y cambiar su listado a la Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

Destaca el caso de la emisora porque es la primera que traslada sus acciones al nuevo centro bursátil. Su oferta pública inicial (OPI) por 8,625 millones de pesos la realizó en la BMV en noviembre del 2014, cuando era la única Bolsa que operaba en México, a un precio de salida de 25 pesos por unidad. Al cierre de ayer cotizaba en 19.92 pesos, reflejando una caída de 20.32% respecto a su nivel de arranque como empresa pública.

La emisora argumentó que empezó con los trámites correspondientes para alojar sus acciones y títulos de deuda en BIVA, por el servicio que han recibido con las recientes emisiones de certificados bursátiles que han realizado en dicho centro bursátil.

En diciembre del 2020, FHipo colocó en la Bolsa Institucional de Valores certificados bursátiles fiduciarios con los que recaudó 2,500 millones de pesos a 30 años, pero además ha celebrado otras emisiones de corto plazo en dicha plaza.

“Tomamos la decisión de hacer el cambio de listado de nuestros valores FHIPO14 a BIVA, debido a la gran oferta competitiva en términos de precio, volumen y condiciones de mercado que nos han brindado. Esperamos ver resultados positivos en nuestros certificados en el mediano plazo”, expuso la firma mediante un comunicado.

Ventajas de la competencia

María Ariza, directora general de BIVA, manifestó que la decisión de FHipo refleja los beneficios de la competencia en México.

“Nos congratulamos por la decisión de FHipo que se convierte en la primera emisora de este tipo en cambiar el listado de sus certificados. Además de apostar por BIVA y su oferta de valor, también es un reflejo de los beneficios que conlleva la competencia para un mayor desarrollo del mercado bursátil nacional”, celebró María Ariza.

Otras empresas que se han mudado a Biva han sido el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) que trasladó sus emisiones de deuda el año pasado, así como Grupo Financiero Monex, mientras que el fondo de capital privado, Lock Capital Solutions cambió su Certificado de Proyectos de Inversión (CerPi).

El primero en dar ese paso fue el fondo de capital privado Liv Capital con sus Certificados de Capital de Desarrollo (CKD); otra emisora ha sido la sociedad financiera de objeto múltiple Crédito Real.

judith.santiago@eleconomista.mx