En esta crisis financiera mundial que se avecina, Juan Pablo Newman, director general de la afore XXI Banorte, dice que puede dormir.

El responsable del manejo de los recursos por más de 900,000 millones de pesos de 8.6 millones de trabajadores mexicanos, reconoce que el entorno mundial es complicado. Sin embargo, afirma tener las herramientas para enfrentar este complejo panorama.

“Hemos podido tener tal diversificación que nos permite atenuar las minusvalías en el desempeño del portafolio de la afore. Hemos contrarrestado los efectos negativos”, comenta en entrevista telefónica.

El matemático, egresado del ITAM, que llegó a mediados del año pasado a la administradora de fondos, reconoce las minusvalías que han tenido los recursos que maneja. “Tenemos minusvalías por 25,000 millones de pesos a marzo, pero otras afores nos duplican en la pérdida. Suenan poco, para como están las cosas en el mundo”, explica el directivo.

Newman detalló, entre los cambios que se han hecho en la afore desde su llegada, la composición de su portafolio, que es de los más diversificados entre las 10 administradoras que operan en el sistema de pensiones mexicano.

“Afore XXI Banorte cumple con la mayor cantidad de instrumentos financieros entre los que se pueden invertir, lo que nos ha permitido atenuar las minusvalías, que se han dado en todos los portafolios, pero que han sido de diversos impactos ”, explicó.

Afore XXI Banorte invierte en deuda gubernamental, privada, renta variable en México, el extranjero, en instrumentos de divisas, mercancías, e instrumentos estructurados como fibras, Cerpis o  CKDs, entre otros.

Tiempo para comprar

A modo de ejemplo, Juan Pablo Newman, que fue director de Finanzas en Nacional Financiera, en Petróleos Mexicanos y laboró en la Secretaría de Hacienda, afirmó que duerme bien, pero no por un sentido de irresponsabilidad.

“Es muy diferente cuando se hace la tarea antes de tiempos de crisis. Eres resiliente; cuando acaba la crisis sales fortalecido. Lo pongo en términos de un seguro. No se compra en el momento en que lo necesitas, lo adquieres con la visión de no utilizarlo nunca y cuando se requiere ahí está para ayudarte”, agregó.

El directivo planteó que ya tienen el conocimiento y también los recursos. Afore XII Banorte maneja  90,000 millones de pesos líquidos, listos para ser utilizados.

De acuerdo con Newman, la pandemia del coronavirus comenzó en Asia en diciembre pasado y en China, Corea y Japón tuvieron minusvalías importantes. Ahora se están recuperando esas economías y presentarán oportunidades de inversión.

Entonces, agregó, “tenemos un poco de liquidez y nos preguntamos si es tiempo de tomar riesgo en algunas monedas, en algunos gobiernos, en algunas empresas. Tenemos las herramientas para hacerlo y debemos utilizarlas”.

XXI Banorte utiliza los mandatos, por más de 2,000 millones de dólares, con inversiones institucionales internacionales como JPMorgan Asset Management, Alliance Bernstein, Loomis Sayles & Company y Natixis Global Asset Management, entre otros.

El directivo destacó que los mandatos están estructurados para adquirir activos en Estados Unidos, Europa y Asia, y que se tiene contacto diario con los manejadores de fondos para que puedan encontrar oportunidades en estos momentos en los mercados internacionales.

Mercado mexicano

El entrevistado habla del mercado mexicano. Se refiere a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Dice que en esta coyuntura presentará sectores que serán una buena oportunidad de inversión, con un horizonte de largo plazo.

Además, se han adquirido bonos gubernamentales, con tasas de interés reales y nominales, renta variable internacional y mandatos en otras plazas bursátiles, como Asia.

Pero algo en lo que se ha invertido en México es crecer la participación de Afore XXI Banorte en la economía real del país.

“Estructurados, como fibras, Fibra E, Certificados de Capital de Desarrollo y Cerpis, todo eso que representa participar en varias industrias, como electricidad, bienes raíces, carreteras, infraestructura, nacional e internacional, entre otros”, explicó.

Datos de la afore destacan que alrededor de 42% de los recursos están invertidos en bonos gubernamentales;16%, en deuda de empresas privadas y empresas productivas del Estado, renta variable, nacional e internacional; 23%, estructurado como fibras; 17%, en mercancías, y en otros 3 por ciento.

El directivo manifestó que una de las fortalezas de la administradora a su cargo es su estatus de Asociación Público Privada, ya que es propiedad a partes iguales del IMSS y Banorte.

“Es un ente raro en ese aspecto, que ha hecho de XXI Banorte el sistema corporativo más complejo de las afores. Tenemos pesos y contrapesos de la parte pública y privada. Tener una identidad propia permite aprovechar la fortaleza de sus socios”, explicó.

eduardo.huerta@eleconomista.mx