Buenas día, buen martes, un placer saludarlo en el corazón de las festividades decembrinas y ,cualquiera que sea la razón de la celebración, los mejores deseos; seguro nos veremos antes de que termine el año y en lo que eso llega, y las celebraciones se multiplican, el mundo de los commodities no se detiene, menos las actividades derivadas de ellos, y con lo anterior hay mercados a seguir y crónicas que narrar.

Si hay que iniciar en una nota de alto impacto tenemos que ir a la zona del petróleo, el petróleo que no hace muchos meses estaba proyectado a llegar a las instancias de 150 dólares por barril y está en caída libre. Curioso resulta que los mismos analistas y bancos de inversión que decían que el petróleo estaría en esas instancias, están ahora diciendo que el WTI (West Texas Intermediate) está a punto de llegar a la zona de los cuarentas, si lo puedes creer... y en ese orden más allá de que el pronóstico sea real, en la mayoría de los mercados que actúan técnicamente como lo está haciendo el petróleo se terminan autocumpliendo las profecías casi mesiánicas que hacen los analistas, y en ese orden no te olvides que dar consejo con dinero ajeno es lo más fácil del mundo y los analistas si supieran tanto como dicen deberían estar jugando con su propio dinero, ¿no crees? Bueno, el tema es que por encima de lo ridículo, una cosa es clara, la cadena de suministro del petróleo ha sido alterada con la llegada de nuevo abasto, y eso sin duda cambia el juego geopolítico del planeta. Estados Unidos tiene juego en la demanda y también en la oferta, pero más allá de todo, tiene capacidad de saberse neutralizar de la demanda en un mercado caro y poderse incluir al canal de la oferta en un mercado alcista... ¿y que significa esto? Lo que esto significa es que no sabemos en dónde está el piso en esta caída, pero una vez que esto se dé, el techo ha sido copado, los estadounidenses podrán echar a andar infraestructura petrolera nueva si las condiciones de precio son eficientes, y esto básicamente significa que el petróleo y la producción petrolera son y serán áreas en las que no se podrá cartelizar una decisión que le corresponde a la oferta y la demanda, ¿y por qué lo anterior? Bueno, pues porque los estadounidenses dejaran que el precio haga lo que tiene que hacer en la justa de oferta y demanda real.

Difícil es para las economías dependientes del petróleo este nuevo entorno y hemos visto al dólar subir impresionantemente en México, en Rusia, y muchos otros lugares de similar estructura, dejando a Venezuela en condición de pánico si esta estructura se mantiene de largo plazo.

La condición de bajas y liquidación en el petróleo ha expulsado capitales del mundo de los derivados, y minerales y energéticos han sido reacomodados; de una manera u otra los productos agrícolas han sido beneficiados de estos flujos de dinero abandonando el espacio, en mucho el maíz, la soya y el trigo han sido beneficiados con la llegada de nuevos capitales que han hecho de los precios agrícolas hervidero, y más allá de eso, una oportunidad de oro para quien depende del precio agrícola como vehículo de creación económica. México está muy ligado a estos temas anteriores, por un lado el precio petrolero es clave para la captación fiscal y el acomodo de recursos en programas varios, y por otro lado, los precios agrícolas en el campo están ligados a programas de apoyo varios al productor y algunos otros eslabones de la cadena de suministro, así que interesante será ver en adelante cómo evoluciona la capacidad de la administración para mantener la misma capacidad de apoyo público sin los mismos ingresos. Pero ese tema no es el nuestro, el tema que nos atañe está íntimamente ligado al llamado de tu atención, y ahí está la medula de todo... los mercados se mantienen inconsistentes más tiempo que uno solvente y yo honestamente en esto del análisis de precios estoy completamente perdido, simplemente no doy una y por eso me dedico a darte consejo, sea lo que sea, una cosa es segura, cuando se trata de administrar riesgos, hacemos un trabajo ejemplar, y la idea es blindar tus riesgos contra esas cosas que no vemos, no sabemos y que podrían darle la vuelta a tu negocio de manera negativa...

Administra tus riesgos, y nunca jamás hagas caso de lo que dicen los analistas ni los estudiosos; analiza precios y tendencias, pero protégete contra lo demás, compra el hecho y vende el rumor.

Y en eso de administración de riesgos ¿estás en buenas manos?

[email protected]