El mercado de los Fideicomisos de Inversión en Energía e Infraestructura (Fibra E) se detonará en un horizonte de entre dos a cinco años, debido al tiempo en que tardan en madurar los proyectos, previó el socio de Estrategia y Operaciones de la consultora Deloitte, José Bernardo Cardona.

En los próximos dos años vamos a tener nuevos proyectos de la iniciativa privada que vamos a ver en operación, que generen flujos y estabilizados , consideró Cardona.

Añadió que la emisión de este instrumento financiero tiene que ver con el ciclos de vida de los nuevos proyectos de energía e infraestructura, que van desde su conceptualización, construcción hasta el inicio de la operación y su estabilización.

Nuevos activos

Hay nuevos activos que actualmente se están desarrollando y van a tener su nivel de madurez y como alternativa de financiamiento se irán detonando las colocaciones de Fibras E.

A través de la emisión de este instrumento en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se levantan recursos y se monetiza un activo de infraestructura o energía que esté en operación y generando ingresos constantes.

Desde finales del 2015, cuando se anunció el nacimiento del instrumento, sólo se ha colocado un Fibra E del sector de infraestructura, a cargo de Promotora y Operadora de Infraestructura (Pinfra), denominado Fibra Vía, por 11,835 millones de pesos.

La carretera México-Toluca fue el primer activo monetizado en un Fibra E.

Al preguntarle al entrevistado sobre la posibilidad de que este año Petróleos Mexicanos (Pemex) lance un Fibra E explicó que está haciendo sus propios análisis para ver cuándo hacerlo, pues se trata de una decisión financiera y una estrategia integral que va más allá de un activo.

Transporte y almacenamiento

El directivo, dijo que sin embargo, los activos ideales que cumplen con las características previstas por el vehículo son principalmente los que tienen que ver con el transporte de petrolíferos, las terminales de almacenamiento, así como el reparto.

Los proyectos de exploración quedan descartados porque son muy riesgosos.

Inicialmente, Pemex fue considerado por las autoridades y especialistas como el principal emisor de Fibra E, pues cuenta con activos para empaquetarlos en este nuevo vehículo.

judith.santiago@eleconomista.mx