El rally que se anotó el dólar a raíz del triunfo de Donald Trump en las elecciones del pasado mes de noviembre se basó, en gran parte, en las previsiones inflacionistas que generaría la rebaja fiscal prometida por Donald Trump.

Con el paso de los meses, y la ausencia de detalles, el mercado enfrió notablemente sus expectativas sobre una de las medidas estrella del programa electoral del nuevo presidente estadounidense.

La creciente debilidad del dólar dio paso, al inicio de la semana, a nuevos mínimos anuales en sus cruces frente al euro y a la libra. Los resultados de las elecciones del pasado domingo en Francia aceleraron la escalada de la divisa comunitaria.

El anuncio del "mayor recorte de impuestos" en la historia de EU no sirve de revulsivo en la cotización del dólar. Los planes de Donald Trump pasan por recortar los tramos de siete a tres, rebajar del 39% al 35% el tipo máximo y reducir el impuesto de sociedades al 15 por ciento.

Lejos del entusiasmo que provocó en su día las promesas de rebajas fiscales, el mercado acoge con escepticismo los últimos anuncios de Trump. Los avances de la reforma no han entrado en el nivel de detalle que esperaban los analistas, y mantienen los interrogantes sobre el efecto que tendría una rebaja tan agresiva de impuestos en el déficit de EU.

Las dudas de las firmas de inversión de inversión van más allá, y se plantean incluso la viabilidad de las reformas propuestas ante la falta de una mayoría clara para sacar adelante la propuesta, como ha quedado patente en los últimos meses con otras medidas controvertidas de la Administración Trump.

El escepticismo sobre la rebaja fiscal bloquea un cambio en las expectativas de inflación de EU y de subida de tipos de la Fed. El resultado es un signo plano o ligeramente bajista en la cotización del dólar. El euro se afianza hoy por encima de los 1.09 dólares, en línea con los máximos anuales logrados al inicio de la semana, en 1.095 dólares.

El BCE, cauto sobre la inflación

El euro ha recibido un empujón adicional en el inicio de la rueda de prensa del presidente del BCE. Mario Draghi ha elevado sus dosis de optimismo sobre la economía europea, al manifestar que los indicadores apuntan a una recuperación cada vez más sólida.

Las presiones alcistas se moderan con los comentarios 'menos alcistas' sobre la inflación. El presidente del BCE sostiene que los precios se mantendrán en los niveles actuales hasta finales de año, un mensaje que enfría las expectativas de un adelanto en la retirada de estímulos y en los cambios hacia una política monetaria menos acomodaticia.

La libra también aprovecha la debilidad del dólar para reforzarse en sus niveles más elevados desde el inicio del año. La divisa británica ha llegado a ampliar sus máximos por encima del umbral de los 1.29 dólares.

estrategias@eleconomista.mx