El gigante surcoreano de la electrónica Samsung Electronics anunció este jueves una subida del 48.8% del beneficio neto interanual en el tercer trimestre, debido a que las actividades de telefonía se beneficiaron de las sanciones estadounidenses contra su rival chino Huawei.

El resultado neto de julio a septiembre fue de 9,360 billones de wones (8,300 millones de dólares, 7,100 millones de euros), precisa el grupo.

El beneficio de explotación subió un 58.7% hasta los 12.3 billones de wones y el volumen de negocios un 8% hasta 66,960 billones de wones.

Estos resultados se han hecho públicos horas después del entierro de su presidente Lee Kun-hee, fallecido el domingo a los 78 años. Bajo su batuta, Samsung Electronics, buque insignia del grupo Samsung, se convirtió en el principal fabricante mundial de teléfonos inteligentes y de chips de memoria.

Samsung Electronics es esencial para la salud económica de Corea del Sur, como principal filial del conglomerado Samsung, cuyo volumen de negocios total representa alrededor del 20% del Producto Interior Bruto del país.

Corea del Sur, la duodécima economía mundial, creció en el tercer trimestre gracias a las exportaciones, a pesar de los estragos causados por la pandemia de coronavirus en la economía mundial.

Los analistas estiman que los resultados del grupo Samsung en el tercer trimestre se deben asimismo al lanzamiento de los últimos modelos de teléfonos de gama alta Galaxy Note 20 y Galaxy Z Fold 2 en agosto, así como a las buenas ventas de teléfonos de gama media.

También se benefició de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Huawei, que entraron en vigor el 15 de septiembre. El grupo está en la mira del gobierno del presidente Donald Trump, que sospecha que espía para Pekín.

"Samsung ha sido bastante agresivo con los nuevos lanzamientos (...) Aprovechando la ola actual de resentimiento anti-chino", declaró a la AFP Prachir Singh, analista de la compañía Counterpoint.