El banco central de Egipto anunció el jueves su decisión de dejar fluctuar la libra, como parte de una serie de reformas para tratar de restaurar la confianza económica.

El ente dijo en un comunicado que esta liberalización del tipo de cambio permitirá crear un clima para una provisión fiable y duradera en divisas extranjeras .

La debilidad de las reservas actuales de divisas extranjeras tiene un impacto sobre la economía, sobre todo en las exportaciones.

Según varios bancos consultados por la AFP tras el anuncio de la medida, el dólar se vendía entre 13.5 y 14 libras egipcias. En el mercado negro, el billete verde se disparó hasta 18 libras esta semana.

Las reservas en dólares se hundieron hasta 19,600 millones en septiembre, es decir, 50% menos que en el 2011, antes de la revolución que llevó a la caída del presidente Hosni Mubarak.

Una gran parte de esta suma sirvió para apoyar la libra egipcia frente al billete verde, con devaluaciones ocasionales, único recurso para los importadores, en un país donde incluso los productos básicos como el trigo vienen del extranjero.

El nuevo tipo de cambio forma parte de un conjunto más amplio de reformas, que garantizarán la estabilidad macroeconómica a través de la consolidación presupuestaria , agregó el banco central en su comunicado.

El Cairo trata de obtener un préstamo de 12,000 millones de dólares sobre tres años del FMI para apoyar la economía, en dificultades. La política de austeridad, condición para obtener el préstamo, incluye reformas como la reducción de las subvenciones públicas o la imposición de un nuevo IVA.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, estimó la semana pasada que Egipto hace frente a una crisis monetaria, sugiriendo llevar a cabo una devaluación rápida de la moneda.