El Banco de Inglaterra (BoE, por su sigla en inglés) aumentó el jueves las expectativas de que en su próxima reunión subirá las tasas de interés por segunda vez en una década después de que el economista jefe de la entidad se sumó a una minoría de autoridades que votaron a favor del ajuste monetario inmediato.

El banco central estableció también una nueva orientación acerca de cuándo podría empezar a vender sus 435,000 millones de libras en bonos soberanos británicos, indicando que eso podría ocurrir una vez que las tasas se hayan situado en torno a 1.5%, más pronto que la estimación previa cercana a 2 por ciento.

La libra esterlina se apreció contra el dólar tras la divulgación del comunicado y las minutas del BoE, y se dirigía a su mayor avance en dos meses.

“El momento más probable para un aumento de tasas está menos definido de lo que los mercados piensan. El sorpresivo giro del economista jefe del BoE, Andy Haldane, para apoyar un aumento de tasas inmediato deja a agosto como la opción más probable”, dijo el economista Jeavon Lolay, de la firma Lloyds.

El Comité de Política Monetaria votó por 6-3 a favor de mantener la tasa referencial en 0.5%, el nivel en el que ha estado gran parte de la última década, en contraste con las expectativas de economistas que esperaban que continuara una división de 7-2.