En el primer semestre del año entraron a fondos cotizados en bolsa (ETF por su sigla en inglés) indizados al oro flujos netos por 39,479.30 millones de dólares, equivalentes a 734 toneladas, el máximo récord tanto en volumen como en valor, según el Consejo Mundial del Oro.

El anterior récord en volumen era de 646 toneladas en 2009, mientras que en valor fue en 2016 con 23,000 millones de dólares.

La región que más contribuyó con este desempeño fue América del Norte, que reportó una entrada de flujos por 24,939.80 millones de dólares, equivalente a un incremento en 458 toneladas del metal precioso en los primeros seis meses el año. Le siguió Europa, con flujos por 12,523.40 millones de dólares, que corresponde a un alza en 238.5 toneladas de oro, según el reporte del Consejo Mundial. Asia reportó flujos por 1,229.30 millones de dólares, y otras regiones con 786.8 millones de dólares.

Durante junio los ETFs indizados al metal precioso reportaron su séptimo mes consecutivo de flujos positivos, equivalentes a 5,600 millones de dólares o 104 toneladas, 2.7% de los recursos bajo administración y que llevó a las reservas del metal precioso a un récord de 3,621 toneladas.

Al alza

El oro pasa por un mercado alcista, que lo ha llevado a superar los 1,800 dólares por onza, un máximo de nueve años, ante los efectos de la pandemia del Covid-19, pues los inversionistas buscan refugio por temores al impacto económico de la crisis sanitaria.

“Es evidente que la demanda por el metal precioso como activo de refugio continúa. Esto debido a la incertidumbre sobre el futuro de la recuperación económica y el aumento en el número de casos de coronavirus. Además, el debilitamiento del dólar hace a los commodities más accesibles para inversionistas que tienen otras divisas”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

En lo que va del año el oro tiene un avance de 18.87% en su precio, de 1,517.27 dólares por onza a 1,803.55 dólares, según datos de Refinitiv.

[email protected]