El peso mexicano comienza la semana en terreno negativo. La divisa local se deprecia frente al dólar estadounidense tras cuatro jornadas con ganancias, en medio de preocupaciones por el avance de los precios en el mundo.

El tipo de cambio se ubica en 20.4403 unidades por billete verde, contra un registro oficial de 20.3280 unidades en su cierre del viernes, con el dato del Banco de México (Banxico). El peso pierde 11.23 centavos o 0.55 por ciento.

El cruce se mueve en un rango abierto entre un máximo de 20.4958 unidades y un mínimo de 20.3612 unidades. El movimiento también es una corrección del mercado después de haber recuperado 2.37% en su racha positiva.

 

Las preocupaciones globales por la inflación son el catalizador de esta caída, debido a que los precios de los energéticos suben y el petróleo se mantiene sobre 80 dólares. Temprano anotó un nuevo máximo de siete años.

Por otra parte, la economía china marcó su ritmo de crecimiento más lento en un año en el tercer trimestre. Los operadores ven señales de desaceleración, mientras que los bancos centrales estudian retirar sus apoyos. 

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de esa divisa contra una canasta integrada por seis monedas de referencia, gana 0.04% a 93.98 unidades. El billete verde tocó la semana pasada su nivel más alto en un año.

"El PIB chino en el tercer trimestre no cumplió con las expectativas, después de que el país registró su ritmo de crecimiento más lento en un año y ayudó a que las monedas refugio se apreciaran", explicó Monex Europe.

jose.rivera@eleconomista.mx