La empresa de productos de consumo para el cuidado e higiene personal Kimberly-Clark de México tuvo una caída de 1.5% en su flujo operativo (EBITDA) durante el último trimestre del 2018, presionada por mayores costos de sus materias primas.

“Los continuos impactos en los precios de las materias primas y la energía, que han venido impactando nuestros costos durante los últimos dos años, continuaron durante el cuarto trimestre. Dichos precios fueron, en su mayoría, más altos secuencialmente y compararon muy desfavorablemente contra el año anterior”, informó la compañía en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Al cuarto trimestre del 2018, la empresa de consumo que forma parte del S&P/BMV IPC, reportó un EBITDA de 2,139 millones de pesos, en comparación con 2,171 que logró en el mismo periodo del 2017.

En tanto, reportó un crecimiento en ventas 9.6% entre septiembre y diciembre del año pasado, por debajo de los estimados de analistas.  Además, su utilidad neta fue menor en 5.5%, alcanzando 1,016 millones de pesos, en comparación con 1,075 de los mismos meses del año previo.

De acuerdo con el consenso de analistas consultados por Thomson Reuters, la firma tiene un precio objetivo de 35.93 pesos por acción, y un upside o potencial de retorno de 16 por ciento.

De forma acumulada para el 2018, la empresa reportó un alza de 5.7% en su EBITDA, que llegó a 9,070 millones de pesos.

Registró ventas por 41,026 millones de pesos, un alza de 8.6 por ciento.

[email protected]