Uno de los sectores más castigados en las bolsas europeas d, el vinculado a los metales, se resarce de sus caídas.

Coincidiendo con el cambio de trimestre, encuentran todo un revulsivo en el resurgir de los movimientos corporativos.

Los temores a un exceso de producción de acero abren la puerta a una consolidación en el sector.

En tanto, los mercados ya identifican a un claro candidato para iniciar este proceso.

La prensa alemana publica que la india Tata Steel ha puesto en su mira a ThyssenKrupp.

Este interés podría traducirse en la toma de una participación significativa en el capital del grupo alemán, si bien no se descartan otras alternativas, como la creación de una joint venture entre los dos grupos industriales.

Los inversionistas, al calor del presunto interés de Tata Steel, se han animado a la toma de posiciones en ThyssenKrupp. El resultado ha sido una revalorización de sus acciones en la Bolsa de Fráncfort cercana a 5 por ciento.A pesar de este tirón, su cotización acumula caídas superiores a 20% en los 12 últimos meses.

Las expectativas de una consolidación en el sector también han propiciado subidas en otras empresas siderúrgicas europeas.

La finlandesa Outokumpu, desplomada más de 50% en el último año, subió casi 1%, aunque durante la jornada había llegado a anotarse avances superiores a 5% en la Bolsa de Helsinki.

Las subidas generalizadas en el sector han alcanzado también de lleno a ArcelorMittal. Sus acciones han vuelto a despuntar al frente del Ibex con una revalorización de 4.5 por ciento. El lunes lideraron los avances del índice selectivo con un repunte, a contracorriente, de 3.84 por ciento.

En su escalada, se afianza por encima del nivel de los 4 euros por acción y amplía su liderazgo en el ranking de los mejores valores del Ibex en lo que va de año. Sólo desde el inicio de enero sus acciones suman ya un rally de 37%, porcentaje que duplica con creces las subidas que se anota el segundo mejor valor del selectivo en el 2016, Indra.

La primacía de ArcelorMittal al frente de los avances del Ibex en el 2016 (después de encabezar las caídas en el 2015 con 55%) podría prolongarse si se materializa el optimismo que trasladaron los analistas de Berenberg.

El fin de su ampliación de capital de 3,000 millones de dólares ha servido de revulsivo no sólo en su cotización.