La confianza de los inversionistas está regresando al mercado financiero mexicano, sostuvo el director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Las señales se pueden advertir en el repunte del principal índice bursátil mexicano (S&P/BMV IPC) se ubica en alrededor de los 44,000 puntos, cuando a finales del 2018 cayó a niveles de los 40,000 enteros.

También se ha visto en la cotización del tipo de cambio y en las tasas de interés de los bonos de gobierno, puntualizó José Oriol Bosch.

En este sentido se refirió que la confianza de los inversionistas se fortaleció con el Programa de Impulso al Sector Financiero, anunciado este martes por el Gobierno federal.

El Plan envía señales positivas a los inversionistas, pues son medidas que buscan una mayor inclusión financiera y fortalecer el mercado bursátil.

“La señal que se está mandando al mercado en donde se reconoce la importancia del sector financiero para el crecimiento y desarrollo económico es muy buena para el gran público inversionista y para los mercados a nivel local y global”, destacó el director general de la BMV.

“Creemos que este año se ve mucho mejor, agregó, con un inicio con mucho mayor estabilidad en los mercados financieros. Estamos viendo que se está resolviendo la guerra comercial que era una de las principales preocupaciones a nivel mundial. Estamos viendo a los inversionistas regresar a los mercados”.

En la última parte del 2018 reinó la volatilidad tanto en el mercado local como alrededor del mundo, debido a factores como la guerra comercial entre las principales economías del mundo.

Internamente por sucesos como el cambio y la transición de gobierno federal y la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), esto último afectó la confianza de los inversionistas hacia el país.

“El 2018 fue un año complicado. La Bolsa tuvo una caída de 15%, pero estuvo muy en línea en lo que se vio en otros mercados globales, ahora no hubo excepción”, remarcó el directivo.