En octubre de 2020, el coleccionista de arte afincado en Miami Pablo Rodríguez-Fraile se gastó casi 67,000 dólares en una obra de videoarte de 10 segundos que podría haber visto gratis en Internet. La semana pasada lo vendió por 6.6 millones de dólares.

El vídeo del artista digital Beeple, cuyo nombre real es Mike Winkelmann, fue autentificado mediante el sistema conocido como "cadena de bloques", que sirve a modo de firma digital para certificar quién es el propietario y que se trata de una obra original.

Se trata de un nuevo tipo de activo digital —conocido como "token no fungible" (NFT, por sus siglas en inglés)— que ha ganado en popularidad durante la pandemia, ya que entusiastas e inversores se apresuran a gastar enormes sumas de dinero en artículos que sólo existen en línea.

La tecnología de cadena de bloques permite autentificar públicamente los artículos como únicos, a diferencia de los objetos tradicionales en línea, que pueden reproducirse infinitamente.

"Puedes ir al Louvre y tomar una foto de la Mona Lisa y puedes tenerla allí, pero no tiene ningún valor porque no tiene la procedencia o el historial de la obra", dijo Rodríguez-Fraile, quien dijo que compró por primera vez la pieza de Beeple debido a su conocimiento de la obra del artista con sede en Estados Unidos.

La realidad aquí es que esto es muy, muy valioso por quién está detrás".

"No fungible" se refiere a los artículos que no pueden intercambiarse de forma similar, ya que cada uno es único, en contraste con los activos "fungibles" como el dólar, las acciones o los lingotes de oro.

Los ejemplos de NFT van desde obras de arte digitales y cromos deportivos hasta terrenos en entornos virtuales o el uso exclusivo del nombre de una cartera de criptodivisas, similar a la pugna por los nombres de dominio en los primeros días de Internet.

El vídeo generado por ordenador que vende Rodríguez-Fraile muestra lo que parece ser un Donald Trump gigante desplomado en el suelo, con el cuerpo cubierto de eslóganes, en un entorno por lo demás idílico.

OpenSea, una plataforma de compraventa de NFT, dijo que ha visto crecer el volumen de ventas mensuales hasta los 86.3 millones de dólares en lo que va de febrero, hasta el viernes, desde los 8 millones de dólares de enero, citando datos de cadena de bloques. Las ventas mensuales estaban en 1.5 millones de dólares hace un año.

Si pasas 10 horas al día en el ordenador, u ocho horas al día en el ámbito digital, entonces el arte en el ámbito digital tiene toneladas de sentido, porque es tu mundo", dijo el cofundador de OpenSea, Alex Atallah.

Sin embargo, los inversores advierten que, aunque el dinero fluye hacia las NFT, el mercado podría representar una burbuja de precios.

Al igual que ocurre con muchos nuevos nichos de inversión, existe el riesgo de que se produzcan grandes pérdidas si se reduce el entusiasmo, al tiempo que podría haber grandes oportunidades para los estafadores en un mercado en el que muchos participantes operan bajo seudónimos.

Christie's "abraza lo aterrador"

La casa de subastas Christie's acaba de lanzar su primera venta de arte digital -un collage de 5,000 imágenes, también de Beeple- que existe únicamente como NFT.

Las ofertas por la obra han alcanzado los 3 millones de dólares, y la venta se cerrará el 11 de marzo.

"Estamos en un territorio muy desconocido. En los primeros 10 minutos de puja teníamos más de cien ofertas de 21 participantes y estábamos en el millón de dólares", dijo Noah Davis, especialista en arte de posguerra y contemporáneo de Christie's.

Davis añadió que su división nunca había visto una venta exclusivamente online que superara el millón de dólares.

En una decisión que podría ayudar a impulsar la popularidad de las criptodivisas, la casa de subastas fundada en 1766 aceptará el pago en la moneda digital Ether.

"Creo que este momento era inevitable, siempre que las instituciones de cualquier tipo intentan resistirse a lo inevitable no funciona muy bien", dijo Davis sobre la aceptación del pago en criptodivisas. "Y por eso lo mejor que pueden hacer es abrazar lo aterrador".

208,000 dólares por un mate de lebron james

Las NFT podrían estar beneficiándose del revuelo que se ha generado en torno a las criptomonedas y las cadenas de bloques, así como del potencial de la realidad virtual para crear mundos online. El creciente interés también coincide con un aumento del comercio minorista en línea durante los confinamientos.

El inicio de la fiebre por las NFT se ha relacionado con el lanzamiento del sitio web Top Shot, de la NBA, que permite a los usuarios comprar e intercambiar NFT en forma de vídeos de los partidos.

Cinco meses después de su lanzamiento, la plataforma dice tener más de 100,000 compradores y casi 250 millones de dólares en ventas. La mayoría de las ventas se realizan entre los usuarios, y la NBA recibe un importe por cada venta.

El volumen aumenta rápidamente: en febrero se han vendido 198 millones de dólares hasta el viernes, lo que supone quintuplicar los 44 millones de dólares de enero, según Top Shot.

Cada coleccionable tiene "un número de serie único con escasez garantizada y propiedad protegida garantizada por cadena de bloques", dice el sitio. "Cuando posees el #23/49 de un mate legendario de LeBron James, eres la única persona en el mundo que lo tiene".

La mayor transacción hasta la fecha fue el 22 de febrero, cuando un usuario pagó 208,000 dólares por un vídeo de un mate de LeBron James.

Un importante entusiasta de las NFT, que se hace llamar "Pranksy", dijo a Reuters que había invertido 600 dólares en un proyecto inicial de NFT en 2017 y que ahora lo ha convertido en una cartera "de siete cifras" en NFT y criptodivisas. Pidió ser anónimo para proteger la privacidad de su familia.

Pranksy dijo que ahora ha gastado más de un millón de dólares en Top Shot y ha ganado unos 4.7 millones de dólares revendiendo compras. Reuters no pudo verificar las cifras de forma independiente, aunque NBA Top Shot confirmó que se encuentra entre los mayores compradores del sitio.

"Los veo como inversiones en realidad, como cualquier otro objeto de colección y NFT que existe actualmente", dijo en una entrevista realizada a través de Twitter. "Nunca había visto un partido de baloncesto antes del lanzamiento de Top Shot".

El surgimiento del "metaverso"

Nate Hart, un inversor de NFT establecido en Nashville que, al igual que Pranksy, ha estado involucrado en el mercado desde que se desarrolló por primera vez en 2017, ha visto cómo algunos NFT de arte digital populares, como Autoglyphs y CryptoPunk, aumentan su valor.

Hart dijo que compró un NFT cósmico de LeBron James en la NBA Top Shot por 40,000 dólares en enero, y luego lo vendió por 125,000 dólares en febrero.

"Estamos asombrados, no parece real. Estábamos en el lugar adecuado, en el momento adecuado, tuvimos suerte, pero también asumimos ese riesgo", dijo. "El espacio ha crecido mucho. Creo que es un poco una burbuja. Es una burbuja", dijo. "Es difícil predecir cuál será el tope".

Andrew Steinwold, que lanzó un fondo de inversión en NFT de 6 millones de dólares en enero, advirtió que la mayoría de los NFT podrían perder su valor en el futuro.

Sin embargo, al igual que muchos de los inversores, confía en que algunos artículos conservarán su valor y que los NFT representan el futuro de la propiedad digital, allanando el camino hacia un mundo en el que la gente vive, se relaciona y gana dinero en entornos virtuales.

"Pasamos gran parte de nuestro tiempo de forma digital, siempre en línea, siempre conectados. Tiene sentido añadir ahora los derechos de propiedad a la mezcla y de repente tenemos la aparición del metaverso", dijo.

"Creo que algún día alcanzará los billones de dólares".