El Cobre se desplomó el jueves a mínimos de cinco meses, sufriendo su mayor pérdida de dos sesiones desde julio del 2015, debido a un aumento de los inventarios y temores por el enfriamiento de la demanda.

Los inventarios en almacenes de la Bolsa de Metales de Londres subieron en casi 33,000 toneladas el miércoles, según mostraron datos de operaciones, llevando el incremento en esta semana a 64,000 toneladas o 25 por ciento.

El cobre referencial cerró con un descenso de 1%, a 5,543 dólares por tonelada, tras tocar 5,494 dólares, su nivel más bajo desde el 4 de enero. Los precios registraron el miércoles su mayor caída en un día desde septiembre del 2015, al perder 3.5 por ciento.

Reportes indicaron esta semana que la actividad fabril se desaceleró en EU en abril, mientras que el sector manufacturero de China contrajo su ritmo más de lo esperado.

Un reporte publicado el jueves mostró que los nuevos pedidos de bienes manufacturados en EU ganaron en marzo por cuarto mes consecutivo, pero por debajo de lo esperado.

Estamos viendo datos más débiles de manufacturas esta semana, especialmente en China y Estados Unidos, lo que está afectando negativamente a los metales básicos , dijo Jens Pedersen, analista de Danske Bank.

Siento que el mercado está empezando a perder la paciencia por la falta de avances en los planes de gasto en infraestructura de (el presidente de Estados Unidos, Donald) Trump , agregó.

El gobierno de Filipinas avanzará a una segunda revisión de las minas del país a pesar de haber removido a Regina López como ministra de Medio Ambiente, dijo un funcionario financiero el jueves.

López ya no estará en posición de suspender cerca de 8% del suministro global de níquel, indicó Goldman Sachs en una nota.

El níquel cedió 2.3%, a 9,015 dólares por tonelada, alejándose de un mínimo anterior de 10 meses de 8,970 dólares. El plomo bajó 0.5%, a 2.190 dólares; el zinc retrocedió 0.2%, a 2,569 dólares; y el aluminio cerró con un declive del 0.6%, a 1,913 dólares.