Esta operación se llevará a cabo en el marco de la venta, por parte de CaixaBank, de sus participaciones del 17.24% en la entidad de Hong Kong The Bank of East Asia (BEA) y del 9,01% del mexicano Grupo Financiero Inbursa (GFI) a Criteria, su principal accionista, por 2,651 millones de euros.

Está previsto que Criteria pague la operación, que se cerrará durante este 2016, mediante la entrega del 9.9% de acciones propias de CaixaBank, valoradas en 2.009 millones, y el pago en efectivo de 642 millones.

El objetivo de CaixaBank, por su parte, es amortizar un número de acciones propias que representen como mínimo las acciones que adquiera de Criteria bajo la permuta (9.9%).

Este punto del orden del día ha sido precisamente uno de los que han generado más críticas y comentarios por parte de los accionistas que han tomado la palabra en la junta, como han sido los representantes de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Españolas (AEMEC), de la europea Better Finance o de la mundial WFI (World Federation of Investors).

Sus representantes han expresado su preocupación por la falta de transparencia y el posible daño económico que los accionistas minoritarios pueden sufrir con motivo de esta operación de permuta, que únicamente beneficia, han asegurado, a Criteria, el principal accionista de CaixaBank.

Han denunciado asimismo que la valoración dada al paquete de acciones de CaixaBank "se encuentra muy por debajo de su precio real".

El secretario del consejo de administración de CaixaBank, Alejandro García-Bragado, ha defendido el "interés social" de esta operación, así como el proceso como se ha llevado a cabo, sin la participación de los consejeros afectados por conflicto de intereses y con informes de entidades independientes.

Ha querido dejar claro, además, que lo que hoy ha votado la junta "no es la permuta, sino la reducción de capital, lo que no influye en que la permuta se pueda llevar a término".

Solvencia

Por su parte, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha incidido en que esta operación "refuerza la solvencia de la entidad y no lo contrario", al tiempo que "la comunidad financiera en su conjunto ha tenido una reacción de apoyo y positiva".

La junta de accionistas, por otro lado, ha ratificado el nombramiento de la Fundación Cajasol y de María Verónica Fisas Vergés como miembros del consejo, cuyo número de representantes queda fijado en dieciocho, y ha otorgado al consejo la facultad de emitir obligaciones, bonos, participaciones preferentes u otros valores de renta fija o instrumentos de naturaleza análoga por un importe conjunto de hasta 3,000 millones de euros.

[email protected]