El café arábica de Brasil, el mayor productor del fruto, se ha convertido por primera vez en la mayor fuente de existencias que respaldan los precios de los futuros de referencia, al superar a Honduras, que antes era el origen dominante en el mundo.

Los datos publicados por la bolsa estadounidense ICE Futures colocan a Brasil como mayor fuente de existencias de arábica a principios de este mes. Hasta el 30 de marzo reportó que había 871,604 sacos de café brasileño y 772,166 hondureños.

En septiembre sólo había 650 sacos de café brasileño en los almacenes del ICE, y si bien los operadores anticipan una pausa en el flujo del fruto durante el resto de este año, esperan que la tendencia se reanude el próximo año y en los siguientes.

Brasil tiene un ciclo de cosecha bienal y el año que viene es uno de transición, esto significa que debería producir un exceso de café.

"Si el tiempo es bueno para el próximo ciclo, nos espera una cantidad similar de existencias [brasileñas] en el ICE. Es un poco preocupante para los precios", explicó un operador de una casa de comercio global en Suiza.

Los futuros del ICE suelen caer cuando aumenta el volumen de existencias en respaldo.

Brasil lleva mucho tiempo siendo capaz de suministrar grandes volúmenes de café de bajo costo para el mercado de masas gracias a una cosecha mecanizada, pero hasta finales del año pasado, su café casi nunca era de una calidad lo suficientemente alta y de un precio lo suficientemente bajo como para enviarlo a la bolsa ICE.

Eso ha cambiado. La creciente capacidad de Brasil para aumentar la producción, incluso de arábicas semilavados de primera calidad, ha hecho que los precios del mercado físico sean tan bajos que por primera vez ha resultado económico enviar el exceso al ICE.

La bolsa cambió sus reglas en 2013 para permitir que los arábicas semilavados se certifiquen contra su contrato de arábica lavado, sujeto a ciertos controles de calidad.

"No se equivoquen, el café brasileño [en la bolsa ICE] está aquí para quedarse", dijo otro operador en Suiza.