La semana inició con desasosiego en los mercados financieros chilenos luego de las mayores protestas sociales que se hubieran visto en Chile desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet.

La Bolsa chilena cayó 5%, mientras que el dólar se apreció con fuerza y el precio del cobre captó la incertidumbre en torno al suministro del metal en Chile y subió más de 1 por ciento.

En medio de la incertidumbre, el índice referente S&P IPSA, anotó una caída de 5% hasta 4,932.74 puntos. Ésta es la peor jornada para la plaza bursátil desde el 20 de noviembre del 2017.

Si bien hay incertidumbre generalizada en el mercado nacional, que se reflejó en una subida de 14 pesos en el precio del dólar, el comercio se vio especialmente impactado el fin de semana, dados repetidos incidentes de saqueos a supermercados en varias regiones.

Como se esperaba, en este contexto, las acciones de los grandes holdings de retail se vieron especialmente afectados como sector. Al cierre, las acciones de Falabella y Ripley perdieron más de 7% de su valor, mientras que el holding Cencosud cedió 5.62 por ciento.

Otros papeles ligados a la industria sufrieron fuertes reveses: Cencosud Shopping, el brazo inmobiliario de la firma ligada a Horst Paulmann, cayó 6.06% y Mallplaza retrocedió 4.97%, mientras que las firmas retailer de menor capitalización bursátil caen en bloque.

El precio de las acciones de Nueva Polar bajó 7.01%, acompañada de retrocesos de 5.51% en la tienda departamental Hites y de 7.41% en SMU, controladora de Unimarc. Parque Arauco también perdió terreno en Bolsa, con una caída de 5.34 por ciento.

Otro sector fuertemente impactado en este momento es el de servicios básicos. Entre los títulos IPSA que más cayeron destacaron Enel Chile, con una baja de 7.90%; Engie Energía, con 7.34%; y AES Gener, con 7.23 por ciento.

Si bien agentes del mercado ya anticipaban una jornada difícil, la extensión de las protestas es incierta, al igual que el impacto que podría tener en la economía del país, por lo que podrían verse episodios de volatilidad en el corto plazo. En cuanto al mercado cambiario, desde el principio de la jornada se sintió la presión compradora, con el tipo de cambio ubicándose sobre 722 pesos chilenos en las primeras operaciones del día y alcanzando un máximo intradía sobre 727 pesos chilenos.

Con todo, datos de Reuters muestran que el cruce de divisas local terminó el día en 725.90 pesos chilenos, lo que representa un salto de 14 pesos chilenos con respecto al cierre del viernes, un aumento de 2 por ciento. Ésta es la mayor alza diaria desde el 4 de octubre del 2018.

Según comentan desde las mesas, el factor decisivo fue la incertidumbre política que se vive en el país actualmente. “Hay mucha incertidumbre con respecto a lo que está ocurriendo”, explica Eduardo Kutscher, operador de Monedas de Tanner, agregando que “básicamente es cobertura por riesgo”.

“En el minuto hay un poquito de pánico, y eso exacerba los movimientos”, describe el ejecutivo de Tanner y añade que en su mesa el dólar llegó por encima de 730 pesos en las primeras operaciones del día, y que alrededor de 90% de las transacciones que se llevaron a cabo estuvieron motivadas por la percepción de riesgo.

Pasado el mediodía de ayer, la prima por riesgo de la deuda soberana chilena medida a través de los CDS —credit default swaps—, un tipo de derivado financiero que refleja la probabilidad implícita de que algo caiga en cese de pagos, subió a un máximo de casi dos semanas.

El CDS de cinco años de la deuda chilena, en dólares, subió 10.25%, alcanzando 37.11 puntos base, su mayor nivel desde el 8 de octubre.

Después de que las manifestaciones por el alza del metro evolucionaron a un fin de semana marcado por los toques de queda, los cruentos enfrentamientos entre militares y ciudadanos, y los saqueos en el comercio, los inversionistas están atentos a cómo evoluciona la situación.

Atizan dudas sobre suministro

Precio del cobre sube 1.2% tras protestas chilenas

Si bien el grueso del efecto de las masivas protestas que se registraron el fin de semana se siente en los mercados chilenos, se han tenido algunos efectos en los mercados globales.

Específicamente, la incertidumbre en torno a las manifestaciones se siente en el mundo de los metales, con un alza de 1.2% en el precio del cobre en la Bolsa de Metales de Londres. Según datos de Cochilco, la libra de metal industrial se ubicó en 2.6399 dólares.

Con esto, la mayor exportación del país no sólo anota su tercer día consecutivo de avances, sino que se ubica en su mayor precio desde el 16 de septiembre.

El mercado internacional mira con atención lo que está pasando en el país. En particular en el mundo del cobre preocupa que huelgas en algunas de las grandes mineras puedan afectar el suministro global, reduciendo la oferta.

Chile es uno de los mayores productores de cobre a escala global, por lo que la interrupción de su producción tiende a generar movimientos bruscos en el precio.

Si bien hubo un llamado a que Escondida, una de las mayores minas del país, se paralice, todavía no hay certeza de si será así.

Según consigna la agencia Reuters, además de las protestas en Chile, el precio del cobre se ve apoyado por un mayor optimismo en torno a la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

En el frente local, las manifestaciones del fin de semana, que tienen a varias zonas del país con declaración de estado de emergencia, han impactado duramente a los mercados, empujando al dólar sobre 720 pesos chilenos y provocando marcadas pérdidas en la Bolsa.

Comercio chileno vive la peor sacudida histórica

Frente a los graves hechos ocurridos en Chile durante los últimos días, la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), liderada por Peter Hill, emitió una declaración donde advierten que el sector ha “sufrido en los últimos días los más graves ataques de los que se tenga registro en nuestra historia”. A juicio de la entidad, los “recursos institucionales del Estado han sido claramente insuficientes para contener los actos vandálicos, robos y saqueos, revelando que existe una evidente fragilidad del país para garantizar la seguridad y el orden, que debe ser abordada y resuelta a la brevedad posible”.

La entidad no sólo se limitó a condenar con fuerza los hechos de violencia de los que ha sido víctima, sino que solicitó a todos los sectores de la sociedad chilena que “busquemos, mediante el diálogo y la buena voluntad, encontrar los caminos que eviten que estos hechos repudiables vuelvan a repetirse”.

El gremio expresó su solidaridad con los trabajadores del comercio, a los pequeños y medianos comerciantes y a las empresas del sector que se han visto “vulnerados por el violentismo, cuyos efectos destructivos alcanzaron a nuestro edificio institucional”. La declaración hizo una petición a los “políticos, de todas las tendencias, a dejar de lado las diferencias para superar esta crisis, recordando que somos todos chilenos”. Sostuvo que “en los momentos de extrema gravedad que está viviendo nuestro país, manifestamos nuestro reconocimiento a los esfuerzos que están realizando los poderes públicos, las autoridades, la ciudadanía, las fuerzas armadas y Carabineros de Chile para trabajar por la pronta normalización de las actividades nacionales”.